10 junio 2014

ROLAND GARROS MAX

¿La final de Roland Garros entre Nadal y Djokovic en Discovery Max? ¿Nos hemos vuelto  locos? ¿Qué vendrá después? ¿“Grandes megaconstrucciones navales brutales a lo bestia” en Divinity? ¿“Cócina fácil con sor Inés” en Eurosport? ¿Una tertulia con todas las opiniones del arco político en 13TV? Busqué en la prensa cuál iba a ser la cadena que emitía el fenomenal partido, me encontré con el nombre de Discovery Max y fui víctima del pánico. Una tragedia indescriptible había tenido que recaer sobre el mundo del tenis. Sólo cabían tres opciones:

1. El estadio iba a ser demolido durante la gran final. Gruas armadas de enormes wrecking balls rodearían el recinto, y en el momento del saque del primer punto comenzarían a derruir las gradas. Cascotes gigantes empezarían a caer sobre la pista, nubes de polvo impedirían a los jugadores devolver los passing shots. Eso explicaría que el partido lo emitiera Discovery Max.

2. Este año la gran final de Roland Garros se iba a jugar en medio de la jungla de una isla al sur de Samoa rollo supervivencia. Nadal se tocaría el culo entre punto y punto no para separarse el pantalón, sino para quitarse un alacrán que se le estaba metiendo por el perineo. Djokovic intentaría hacer una dejada balanceándose entre dos árboles con una liana. Eso explicaría que el partido lo emitiera Discovery Max.

3. Novac Djokovic y Rafa Nadal han engordado muchísimo. Se han dejado mostachos y patillonas. Se han hecho tatuajes heaviatas en los brazos. Llevan camisetas de tirantes, pantalones cortos largos y gafas de sol años 70. Están calvos, beben cerveza sin parar, viven en Dakota. Se pasean cansados por la pista y discuten por cada bola. Cuando no llegan a un acuerdo, empiezan a pujar en dólares por ver quién se lleva el punto. Eso explicaría que el partido lo emitiera Discovery Max.

Pero no fue así. El partido fue una ordinaria extraordinaria final. Los comentaristas alucinaban con cada lance del juego. Yo alucinaba con el logotipo de la esquina de la pantalla.