13 junio 2014

PRECAUCIÓN, AMIGO PARACAIDISTA


Si usted o yo sufriéramos un accidente mortal de tráfico este fin de semana, la DGT nos incluiría en el informe que envía a los informativos para que lo difundan. Así prestaríamos un último servicio a nuestros compatriotas sirviendo de aviso de los peligros de la carretera, y de ejemplar escarmiento ante las conductas temerarias y los riesgos estúpidos que asumimos (velocidad, falta de cinturón, mal estado de los neumáticos…). Si fuéramos en moto, darían el dato aparte para que motoristas y moteros fueran con más cuidadín. Si consiguieran imágenes del accidente, saldríamos en la tele. No pasa nada, estamos acostumbrados a ver choques y trompazos. Nos sabemos de memoria el descarrilamiento de Angrois. Conocemos programas como “1000 maneras de morir” que ridiculizan a pobres desconocidos como usted y yo por sufrir una muerte no demasiado heroica. Ninguna cadena occidental rechaza emitir imágenes terribles venidas del tercer mundo, donde no hay recato ninguno al grabar accidentes, atentados o guerras. La carne viste bien los informativos siempre que no se trate de desnudos.

Hubo quien se quejó por las fugaces imágenes de la muerte del cocinero Darío Barrio haciendo salto extremo que incluyeron los informativos días atrás. Alguno sigue enfadado porque la web de Telecinco mantiene colgado el vídeo del accidente empaquetado entre dos anuncios publicitarios que rentabilizan el espectáculo. Con los vídeos de atentados talibanes tenemos más manga ancha. Si ellos o usted o yo servimos para informar, todos debemos servir. Si nuestros accidentes sirven para que los espectadores escarmienten en cabeza ajena, todos debemos servir. Si hay un hueco que dice “Aquí su publicidad” en nuestras desgracias, lo hay en todas. Los informativos repiten machaconamente que conducimos demasiado rápido y sin cinturón; pero no dicen que el accidente de Barrio se deba a una conducta temeraria y vacía, sino al viento o a un error. Y ahora conduzcan con precaución, por Dios.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Qué perspicaz; agudo e ingenioso. El texto un poco flojo. Otros días es mas dinámica la lectura.