16 junio 2014

CATÓLICOS ESCÉPTICOS Y CÍRCULOS CUADRADOS


En el magacín diario “Para todos La 2” tienen muchas y variadas secciones. Desde una fascinante zambullida en las aguas cristalinas de las curiosidades etimológicas de la mano del sabio José Enrique Gargallo, hasta una espeluznante aguadilla en las arenas movedizas de la autoayuda más pijotera con la pedante y sobrevalorada Elsa Punset. El otro día, antes de su nefasta intervención, emitieron una “Tertulia de filosofía” sobre “lo sagrado” empeñada en competir con ella en número de tonterías por minuto.

Dos contertulios. Una “coach” (ay) se pone profunda: “Mía propia, yo no me siento religiosa pero sí espiritual. Mi relación con la trascendencia es personal”, “sin la parte sagrada, nuestras vidas se envilecen, se materializan y automatizan”. Y entre tanta Nueva Era, una perogrullada: “En el Islam no se permite la libertad de culto, por lo menos en público” (claro, por lo secreto la libertad es infinita en todas partes). Más desconcertante es que todo un profesor universitario de Ética diga que es un “creyente y practicante católico escéptico, porque escéptico es el que busca”. Pobre san Agustín, tanto luchar contra los escépticos (que, con perdón, no son los que buscan, sino los que dudan y examinan con detenimiento) para que ahora un señor asegure ser un círculo cuadrado: o sea, católico creyente (y, por tanto, repleto de certezas: por definición se cree que es verdad lo que dice el Credo de cabo a rabo) y a la vez escéptico (y, por tanto, examina el Credo con detenimiento y duda). Añadió que en poesía hay muchos símbolos porque “trata de expresar lo que no puede expresarse con palabras” (pero ¿no son todas las palabras símbolos, y las poesías palabras?). Y remató que el símbolo “es un recurso para expresar sentimientos muy profundos o experiencias de carácter religioso o místico” (les regalo unos ejemplos de símbolos a ver si les cuadra: la palabra “berenjena”, la ecuación “F = m.a” y “€”).

Tonterías hay que decirlas. Y en la tele también, no pasa nada. Pero ponerse pretencioso y engolado para  decir fruslerías, fastidia. Llaneza, contertulios, que toda afectación es mala.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A mí siempre me gusta aplicar eso de que hay que intentar entender lo mejor posible al otro. Y cuando vemos a alguien en la tele hablar- y más cuando nos damos cuenta de que no ha utilizado una palabra de la mejor manera posible- quizá debamos ser un poco más 'humildes' en el sentido de que, igual que no creemos que no ha expresado bien lo que dice, quizá nosotros tampoco hayamos entendido muy bien lo que dice.
El hombre este se dice 'practicante' y 'escéptico', que igual con 'el que busca'. Ustedes niegan que 'escéptico' y 'el que busca' sean lo mismo para nada. Y en vez de preguntarse si el hombre este quería decir una cosa u otra, se quedan con la primera excluyendo la segunda- que curiosamente viene mejor para construir la columna. ¿Por qué no la otra?
El lenguaje es limitado y no todas las personas tenemos el nivel de otras. Quizá el hombre este no haya usado del todo bien términos como 'símbolo', 'palabra', etc.
Y un último detalle: decir que los símbolos se utilizan para algo, no quiere decir que no se utilicen para otras cosas. Si yo digo que los símbolos se utilizan para regular el tráfico- cosa cierta- no quiere decir que no se utilicen también para otras cosas, como por ejemplo, identificar las distintas fases eléctricas.
Y tener fe y cuestionársela de una manera honesta no es algo incompatible. ¿Quizá uno de los problemas que haya en la humanidad sea algo de cerrazón a intentar comprender al otro y a sentirnos mal si alguien no es como nosotros queremos que sea o nos viene bien que sea?

Saludos.