22 junio 2014

YO ERA ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOL


Lo que propongo es que Mediaset vuelva a emitir el Mundial de Sudáfrica 2010 en vez del Mundial de Brasil 2014. Así, sin dar más explicaciones; nadie se las va a pedir. La comprensible e incomprensible derrota estrepitosa de la selección española de la forma más rápida que las matemáticas del reglamento del campeonato permiten ha supuesto una durísima pérdida para las expectativas del fútbol nacional, para las ilusiones de la afición democrática, pero sobre todos los todos, para las cuentas de Mediaset, que verán cómo audiencias estimadas alrededor de los 15 millones de espectadores se ven sustituidas por otras que, en el mejor de los casos y salvo las semifinales y la final, llegarán justitas a unos 5 millones de público. ¿Solución? Se carraspea un par de veces, se silba un poquito mirando para otro lado, y cuando la peña esté distraída se pega el cambiazo y se vuelve a emitir el Mundial de hace cuatro años.

¿Lo que estoy proponiendo es una locura? No lo crean. Cerca de un 70% de norteamericanos están convencidos de que su país ganó la guera de Vietnam. Las mentiras clamorosas que son las religiones cuentan con miles de millones de creyentes a lo largo del planeta. Alguna investigación publicada en alguna prestigiosa revista del mundo habrá demostrado sin duda que el común de los humanos preferimos creer una mentira que nos resulte agradable antes que una verdad que nos incomode. Pues a por ello. Telecinco no se ruboriza cuando emite a diario en “De buena ley” supuestos enfrentamientos que en realidad están interpretados por actores. Pues que tampoco lo haga mañana ofreciéndonos el Chile-España del 2010 que terminó con un 1-2 a favor de la Roja. Y Manu Carreño retransmitiéndolo todo de nuevo como si no supiera lo que iba a pasar. Y Maldini dale que te pego al dato. Y los bares petaos y las audiencias superando los 20 millones de largo. Y como única concesión a la realidad, el día de la final sustituimos el canto que se hizo popular por uno nuevo que diga “yo era español, español, español”.