02 junio 2014

BELENESTEBANOLOGÍA


Fin de curso. Exámenes finales para todos los estudiantes. Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) para los bravos que acaban el Bachillerato y quieren buscar la excelencia en la Universidad (tal y como desea el ministro de Educación) y así el día de mañana conseguirán trabajo (tal y como gestiona la ministra de Empleo) de camareros por aquí o de lo suyo por Alemania. Los televidentes estudian otras cosas, pero un curso más, la matrícula más alta se produjo este año en Belestebanología, con la pujante Rosabenitología en segundo lugar.

Según Aristóteles, el hombre busca el saber por naturaleza y solo será feliz si cultiva su razón y lleva una vida razonable, esto es, como la llevaría un hombre sabio. O sea, que, hay que jorobarse, cuando los profes hacen estudiar a sus alumnos no les están fastidiando sino precisamente lo contrario: fomentan justo lo que ellos más desean, saber. Y así, procurando su saber, contribuyen a que alcancen el bien máximo que todo hombre busca en esta vida: ser feliz. O como diría nuestro vecinito Ned Flanders, “ser más feliz que un regaliz”.

¿De verdad lleva a la felicidad estudiar para el examen de Filosofía de la PAU que tras la aplicación del logos en la búsqueda del arjé de la physis de los presocráticos, los sofistas protagonizan un giro antropológico caracterizado por el relativismo y escepticismo que combate Sócrates con su método mayéutico? Bueno, el hombre, por naturaleza, deseará saber, como decía Aristóteles; pero también es cierto que pocos desean pagar el trabajo que cuesta saber, como decía Juvenal. Eloy, Claudia, Edu y otros muchos valientes han hecho ese trabajo, lo que les permitirá seguir su camino hacia una vida plena y feliz. Peor lo tienen quienes hayan optado por estudiar Belenestebanología: son unos pesadísimos estudios que duran ya dos décadas repletos de datos estúpidos amontonados sin orden ni concierto que solo llevan al sopor y el hastío. ¡Deseemos a los jóvenes sabios que prefirieron estudiar Bachillerato suerte en la PAU y una vida plena y feliz!