28 junio 2014

MARILÓ TOMA EL DINERO Y CORRE


TVE y los telespectadores estamos a partir un piñón. Esta sintonía ha permitido que ambos, en comandita (cómo mola: “en comandita”) mandáramos a la porra “El pueblo más divertido” antes de que el daño fuera irreparable.

Ya vimos hace menos de un mes cómo TVE dio el primer paso estrenando este birrioso programa con una salida en falso en la que aún no concursaba ningún pueblo. Así, tras ver aquella penosa versión del ya de por sí penoso “Grand Prix”, ningún espectador en su sano juicio querría volver a ver “El pueblo más divertido” y pasaría desapercibida la lamentable imagen que el programa ofrece de las localidades participantes y sus habitantes.

Luego fuimos los telespectadores los que hicimos nuestra parte y el programa tuvo una audiencia más que discreta. O sea, que la audiencia se comportó con discreción, reserva, prudencia y circunspección. Resultado: apenas lo veían cuatro despistados poco discretos. Luego vinieron los problemas. El presidente de RTVE, Leopoldo González Echenique, tuvo que pasar un mal rato explicando en el Congreso qué pasaba con este carísimo espacio. Mariló Montero (que cuando le bajaron el sueldo en “Las mañanas” se puso en plan guay y dijo públicamente que lo comprendía, pero que con “El pueblo más divertido” le pagaban 13.000 euros por programa y no se le ocurrió ponerse guay diciendo públicamente que lo comprendía), señaló que lo mal que iba el programa “es una tragedia, estamos todos llorando”.

Anteayer se supo que el programa sería retirado del horario de máxima audiencia y desterrado al más allá de las madrugadas. Para Mariló será otro disgusto, pero a lo mejor se le pasa un poquitín cuando vea que le siguen pagando 13.000 por cada gala. Seguro que, como la audiencia, ella también opta por comportarse con discreción, reserva, prudencia y circunspección. Tomará el dinero y callará.