13 febrero 2016

LOS FANTASMAS DE CANAL+



(Cariñoso y humilde homenaje a la maravillosa canción “Los fantasmas del Roxy”, de Joan Manuel Serrat y Joan Marsé, interpretada por el primero en la última gala de los Goya)

Sepan aquéllos que no estén al corriente que el Canal+ del que estoy hablando fue una cadena de pago que durante muchos años se emitió en la televisión de España. Echaban cine de estreno, fútbol y programas de entrevistas de ésos que tú detestas y me chiflan a mí, llenos de cortinillas de diseño y modernos cuya meta en la vida es hacerse famosos a base de posturear. No tenía el nivel de la HBO, pero allí fue donde a Daphne Moon Niles Crane le juró amor eterno mirándose en sus ojos claros, y en todos los sofás de España se aplaudió con frenesí ante la pantalla de Canal+ cuando ella dijo que sí. Yo fui uno de los que lloraron cuando anunciaron su desaparición y en su lugar han instalado #0, la nueva cadena estrella de Movistar+; sobre las ruinas de Canal+ puedes encontrar ahora una cadena generalista.

Pero de un tiempo acá en la cadena ocurren cosas a las que nadie encuentra explicación. Un vigilante nocturno asegura que en el plató de “Late Motiv” apareció de pronto el Central Perk; y en sus sillones Phoebe cantaba “Smelly cat” a Ross y a Chandler. Y como pólvora encendida por Movistar+ está corriendo la voz de que los fantasmas de Canal+ son algo más que un rumor. Cuentan que al ver a Máximo Pradera y Fernando Schwartz hacer una entrevista promocional de “Todo sobre mi madre” a un jovencísimo Pedro Almodóvar en el bar de #0, Raquel Sánchez Silva se desparramó. Y que Pepe Colubi, al entrar a su camerino tras grabar un “Ilustres ignorantes”, sorprendió a una pareja de actrices porno haciendo la tijera aunque una extraña codificación con rayas grises impedía verlo con claridad. Así que no se espante, amigo, si en medio de “El día después” se aparece el guiñol de Hilario Pino diciendo “buenas noches noches”. Son los fantasmas de Canal+, que no descansan en paz.