08 febrero 2016

¡MITOCONDRIA!


El periodista Nacho Medina puede hablar en “Soy noticia” (antes, noche de los sábados; ahora, noche de los viernes en Cuatro) de cualquier persona, grupo o circunstancia social de las muchas que forman el variopinto mundo en el que vivimos: personas que son ciborgs, hombres que quieren transformarse en enormes muñecas vivientes, personas que viven encerradas y solo se relacionan con el exterior a través de Internet, mujeres que se ganan la vida vendiendo sus bragas usadas o personas que viven de la comida que sacan de la basura. Por hablar, puede hablar incluso de una persona tan superficial y superpija como Tamara Falcó, y darle bola llevándola a visitar un convento de monjitas de verdad para que se vea lo superespiritual que es la niña jugando al misticismo católico de la Nueva Era para tontos. En “Soy noticia” puede verse, en fin, cualquier cosa de todo ese enorme y diverso batiburrillo de perfiles que forman la sociedad plural en la que vivimos. Hay un “pero”: siempre y cuando no se trate de personas que hayan estudiado un bachillerato de ciencias y hablen de asuntos que no interesan a nadie como rutas metabólicas, ciclo de Krebs, glucólisis, anabolismo, catabolismo, o en general, qué coño, lo digo, metabolómica.

“Soy noticia” forma parte, junto a “Conexión Samanta”, el espacio contenedor “Reporteros Cuatro”. Samanta Villar trató el viernes pasado de las escuelas de negocios, pero para evitar hacer un publirreportaje buscó el contrapunto crítico entrevistando a Juan Carlos Monedero. Que aprenda de ella Nacho Medina: entrevistó a un timador que asegura llevar diez años sin comer ni beber porque “la energía no viene de la comida ni de la bebida”, pero no fue capaz de buscar el contrapunto dándole la palabra a alguien que hubiera estudiado un bachillerato de ciencias. ¿“Energía, dice? Habrían bastado dos segundos para gritarle al peligroso mamarracho algo para lo que no tiene respuesta toda su palabrería pseudocientífica: “¡Mitocondria!”.