22 febrero 2016

AGUIRRE, LAS RANAS, LOS VIDEOCLIPS


Me está ocurriendo algo raro: a base de escuchar todas las semanas a “La Sexta columna” hablar sobre la corrupción con la mejor banda sonora de la televisión española actual me empieza a caer bien la peña de la trama Gürtel, disculpo a los implicados en la Púnica, me creo que Rita Barberá no sabía nada sobre lo que ocurría en el Ayuntamiento de Valencia. Los psicólogos lo llaman “condicionamiento clásico”, y es lo que le pasaba al perro de Pavlov con la comida y la campanilla. En mi caso la comida es “When the levee breaks” de Led Zeppelin y la campanilla es el careto de Francisco Granados, pero el esquema es básicamente el mismo. He asociado el “Are you gonna go my way” de Lenny Kravitz con la banca andorrana, y me está apeteciendo llevar mis exiguos ahorros a la entidad transpirenaica. Un reciente programa dedicado a la trama Gürtel se enriqueció con temazos de Bowie, R.E.M., y Massive Attack; bah, pues a lo mejor estos empresarios no fueron tan corrompedores ni esos alcaldes tan corrompidos…

El último ejemplo ocurrió este pasado fin de semana. El programa de investigación periodística se centraba en Esperanza Aguirre, y pudimos asistir de nuevo a aquellas declaraciones en las que la ex casi todo aseguraba que sólo dos de sus cientos de nombramientos le habían salido rana. Recuerdo haberme indignado la primera vez que escuché esas palabras, pero este viernes “La Sexta columna” las acompañó de “Funny little frog”, y el tema de Belle and Sebastian es tan puñeteramente delicioso que no pude evitar darle la razón a Aguirre y estimar que efectivamente todo el follón de la trama Púnica ni enturbia la prodigiosa capacidad gestora ni el virginal historial político de la madrileña.

Son los efectos secundarios de haber convertido un espacio de investigación política en el mejor programa musical de la programación del momento. Todo se vuelve onírico, irreal, de celuloide. Terminas de ver "La Sexta columna” y te queda la duda de si todo lo que está ocurriendo en la España de 2016 forma parte de un gigantesco videoclip.