28 febrero 2016

SUSANNA NO ENCONTRÓ EL BOSÓN DE HIGGS

¡Chúpate ésa, CERN! Te gastas miles de millones en conseguir crear un superacelerador de partículas de megaaltísima tecnología, y llega Antena 3 y consigue llegar mucho más lejos que tú con cuatro duros. Construyes un tubo circular que mide un porronaco de kilómetros de diámetro enterrado en las profundidades del subsuelo centroeuropeo con el único objetivo de poder crear extraordinarias condiciones de vacío, y Susanna Griso nos ofrece una entrevista con Raphael que consigue multiplicar por mil el vacío del Gran Colisionador de Hadrones a plena luz del día y en menos de una hora. Y sin dejar de sonreír y de tomar manzanilla. Así somos en España. Suizos, pringaos.

La Agencia Europea para la Investigación Nuclear se enorgullece de haber conseguido crear en Ginebra un entorno experimental en donde se registra una escasez de partículas semejante a la que existe en el espacio interestelar. Vaya birria. El tubo ése parece estar relleno de tocinillo de cielo en comparación con el cero absoluto de interés que tuvieron los dos días y una noche que Raphael y Susanna pasaron charlando. Reto al mismísimo Sheldon Cooper a que busque un solo neutrino semántico entre tantas referencias a si el cantante es o no es supersticioso, es o no es homosexual, es o no es perfeccionista, es o no es divertido. Que el doctor Leonard Hofstadter nos aclare si hay mayor vacío cuántico entre los electrones que dan saltitos en la pantalla formando las caras de la presentadora y el showman o en la conversación mantenida durante el desayuno entre ambos.

Me mantuve despierto como pude durante todo el “Dos días y una noche” intentando detectar un único bit de información relevante que justificara el uso del espacio radioeléctrico que Antena 3 estaba haciendo. No lo conseguí. En un primer momento me indigné, pero luego comprendí que Griso había realizado un experimento de televisión cuántica que dejaba en pañales al acelerador de partículas del CERN. A ver si aprendéis, físicos empanaos. Eso sí, como pequeña diferencia, Susanna no encontró el bosón de Higgs.