5/3/17

LA MALA BABA DE CARLOS HERRERA


A veces disparan entre cadenas: “Órbita Laika”, de La 2, criticando la apología de las pseudociencias de “Cuarto milenio”, en Cuatro. A veces disparan dentro de la propia cadena: el director de contenidos de “Salvados” (laSexta), Juanlu de Paolis, manifestó su vergüenza por compartir cadena con Eduardo Inda y Paco Marhuenda (“laSexta Noche”). Hay quien parece atraer los tiroteos porque va por la vida y por la tele como los pistoleros del lejano Oeste: Javier Cárdenas (“Hora punta”, en La 1) contra Gestmusic (productora que lanzó su actual programa), Javier Cárdenas contra Buenafuente (“Late motiv”, en #0), Javier Cárdenas contra Eva Hache (“Got talent”, en Telecinco) por la entrevista que concedió a Risto Mejide (“Chester in love”, en Cuatro), Javier Cárdenas contra toda la competencia en su franja horaria (“El hormiguero”, en Antena 3; “El intermedio”, en laSexta; y “First dates”, en Cuatro) asegurando que él es “la opción más vista” (algo que efectivamente a veces ocurre cuando esos tres programas ya terminaron y él todavía sigue dando la tabarra).

Darle gusto al gatillo será divertido, pero peligroso. Carlos Herrera (“Herrera en 13TV”, en 13 TV; “El programa de Ana Rosa”, en Telecinco) aprovechó su programa en la Cope para amar al prójimo poniendo la otra mejilla y perdonando 70 veces 7 a quienes triunfaron en la “Gala Drag Queen” de La 2: “Estos tipos vestidos de mamarracho y haciendo mamarrachadas por las calles, que podrían disfrazarse de cualquier cosa… que se disfracen de cómo va su madre, por ejemplo, que seguramente sería mucho más interesante”. Bang. Pero la ilusión de Héctor, un joven canario con síndrome de Down, no es conocer a un futbolista, actor o cantante (algo que en la tele ya vimos mil veces); la ilusión de Héctor es, ay, ser reina en la “Gala Drag Queen”. Telecinco arrimó el ascua a su sardina y “Cámbiame” le dio la alegría de su vida. El resultado no se parecía a cómo va su madre, así que Herrera debería pedirle perdón y retirar lo de “mamarracho”, no vaya a ser que la bala, el insulto y la mala baba reboten, reboten, y en su culo exploten.