15 octubre 2009

JOSHUA, AROA Y KEVIN JUAN

Esta semana parece que la gracia de “Curso del 63” (noche de los martes en Antena 3) está en que los adultos jóvenes internos en un sucedáneo de colegio de los años 60 viven un mundo imposible: tienen que estudiar geografía en un mapa de España preconstitucional en el que Madrid forma parte de la región de Castilla la Nueva junto a Toledo, Guadalajara, Ciudad Real y Cuenca; y, mientras, varios se contagian con el antes inexistente virus N1H1, enferman de la antes inexistente gripe A y todos son sometidos al antes inexistente protocolo de actuación de la antes inexistente Consejería de Madrid de la antes inexistente Comunidad de Madrid.

Pues no. Esta semana, como la anterior y como las que vengan, la gracia de “Curso del 63” está en otra parte, en otros anacronismos. Hoy vamos a fijarnos en uno que parece menor, pero puede resultar revelador. Veamos: Los participantes se quejan porque no quieren llevar el corte de pelo que les hacen ni el peinado que les ponen, no quieren vestir con la ropa que les dan (estuvimos a punto de ver un motín por culpa del sujetador; al que de siempre, mi bien, Javier Krahe ha llamado sostén), no les gusta la comida que les dan, tan poco divertida y sin esa salsa de tomate dulzona que llaman ketchup, no quieren quitarse esas tachuelas corporales que llaman piercings, ni los postizos de pelo que llaman extensiones, del mismo modo que no aceptan callar cuando otra persona está hablando o no son capaces de tratar a las figuras de autoridad de usted en vez de decirles “tío”. O sea, no quieren parecerse a sus abuelos. Porque la educación del 63 enseñaba a vestir, comer, peinarse y ser como sus abuelos (o sus padres) a jóvenes que habían sido bautizados en el nombre de sus abuelos (o sus padres), ya que eran considerados figuras dignas de ser imitadas, un referente social incuestionable.

En el 63, Joshua, Aroa y Kevin Juan patalearían menos, pero, antes, se habrían llamado de otra manera.

3 comentarios:

Theo dijo...

Jejejej, también he inaugurado mi vuelta con el programa de marras...

Saludos!

FLoR dijo...

No sé que pretendían estos chicos... Era de esperar que iba a ser difícil.

En mi opinión han metido a chicos un poco "especiales", por llamarlos de alguna manera. Yo en mi vida he tratado a un profesor de "tío". Son un poco extremos de la sociedad... la juventud española no es esa.

mrplzfrndz dijo...

creo que eso está bastante claro sólo con ver el propio programa... que el hecho de que no se sepan la tabla del siete con diecinueve años... en fin

Por cierto... ¿Os habéis fijado en que Don Luis es igualito igualito (vamos, el mismo) a Miguel Lago, de Paramount Comedy?