06 octubre 2009

MAGIC TIMO


Parte 1 - Ay...

Resistí la tentación de comprar por teletienda la caña de pescar plegable que cabe en un bolsillo del pantalón y convierte cualquier jornada aburrida en un gran día de pesca lleno de sorpresas y amigos. Es extremadamente resistente, su tecnología impide que el hilo se enrede y viene con accesorios para pescar tanto en una alcantarilla como en medio del Atlántico, pero yo me mantuve firme. Aguanté el impacto que me produjo el sistema para limpiar a la vez las dos caras de las ventanas que vi anunciado en Teleshopping TV; a pesar del increíble precio que aparecía en pantalla; a pesar de que ya estoy harto de los métodos tradicionales que te obligan a asomarte al exterior y dificultan alcanzar las esquinas más alejadas; a pesar de los testimonios de tantas personas platicando con sus amigos sobre lo que ha mejorado su vida desde que limpian así sus cristales. Incluso controlé el fortísimo impulso de abalanzarme al teléfono para adquirir ese dispensador que se fija a la pared de la ducha e impide que se mezclen, se caigan o salgan con dificultad de sus botes el gel y el champú. ¿Que se me mete el jabón en los ojos, me agarro a la cortina, ésta cede ante mi peso, se rompe la barra del techo, me precipito al suelo, se inunda la casa y un cortocircuito incendia el vecindario? Todo menos comprar algo en la teletienda.

Pero con el Magic Bullet... ay... el Magic Bullet es demasiado rival para mí. Prepara cualquier plato en diez segundos o menos. Desde panecillos de bayas hasta pote de castañas, desde lubina a la papillote hasta esponjosas omelettes con salsa Alfredo. En lo que usted ha tardado en leer estas líneas se habría podido preparar la comida de dos semanas para cincuenta personas. Aguanté lo de la caña de pescar, lo del limpiador de ventanas, lo del dispensador de champú, pero para resistirme al Magic Bullet voy a tener que adoptar medidas extremas. A lo mejor no hay entradas en el blog durante los próximos días: estaré atado al sofá con las manos a la espalda. Y no intenten llamarme por teléfono: lo tendré desconectado para no marcar el número que aparece en pantalla.


Parte 2 - Ay, ay...

3 comentarios:

31 dijo...

Qué bueno el artículo!
A mi lo del granizado de bayas mixtas narrado por el doble de Pablo Picapiedra me ha llegado al corazón!
Qué poco mundo tenemos...

Diógenes (a.k.a.) PUNKSNOTDEAD dijo...

A mí me llama la atención el enorme audífono que aumenta 9000 veces el sonido. Lo anuncian en la sexta y el spot es de lo más cutre.

Alejandro Antoraz Alonso dijo...

Yo no quiero el Magic Bullet... ¡Yo quiero vivir en la teletienda!