07 octubre 2009

CASILLAS EN LA EDAD DE ORO

¿Se acuerdan de la parada de Casillas tras el disparo de Perotti en el partido Sevilla-Real Madrid? ¿Cómo les quedó el cuerpo al ver lo imposible, al comprobar que el lenguaje gestual de los aficionados se había adelantado una décima de segundo a la tozuda mano salvadora del portero del Madrid? Pues “FlashForward” (lunes en AXN y martes en Cuatro) es el Casillas de las series televisivas, la mano imposible que detiene un disparo desde el área pequeña, la derrota del lenguaje gestual propio del espectador acostumbrado sólo a grandes series como “Perdidos”, y no a series que evitan los goles de lo previsible en la misma raya. Vivimos la Edad de Oro de las series de televisión. ¿A quién le importan los concursantes en ropa interior de “Gran Hermano”?

“Daños y perjuicios”, “Fringe”, “Pushing Daisies”, “Sangre fresca”, “Ley y Orden”, “Caso abierto”, “Bones”, “CSI”, “Life on Mars”. Bueno, vale, también “Doctor Mateo”, “La señora” o “Amar en tiempos revueltos”. Grandes series. Pero no hay muchos porteros como Casillas, ni muchas series como “FlashForward”. ¿De qué va? Una mañana, de repente, todos (o no) los habitantes del planeta Tierra se desmayan al mismo tiempo durante dos minutos y diecisiete segundos. ¿Por qué? Ya veremos, pero de momento no nos importa, al igual que nos importa un pito por qué un día, de repente, los pájaros deciden atacar a los seres humanos en “Los pájaros”, la obra maestra de Alfred Hitchcock. ¿Y qué pasó en esos dos minutos largos? Pues que todos (o no) tuvieron una visión del futuro cercano (seis meses después del incidente), de modo que cada uno pudo echar un vistazo a su propio futuro. Inquietante, ¿verdad? ¿Qué haría usted con su vida si supiera que dentro de seis meses engañará a su marido o verá viva a su hija supuestamente fallecida? ¿Qué haría usted con su vida si sospechara que dentro de seis meses ya habrá muerto?

“FlashForward” es una serie bellamente abstracta, empeñada en hacer visible lo invisible (ese futuro cercano, esas preguntas sin respuesta) recurriendo, como hacía Kandinsky con la pintura, a elementos televisivos puros: el punto exacto de intriga, la línea exacta de guión, el plano exacto de personajes fascinantes, los colores exactos del ritmo. Cuidado con gritar “gol” antes de tiempo. En “FlashForward” juega Casillas.

1 comentario:

Galamina dijo...

Ayer supe que hoy encontraría algo parecido a esto.

:-)