12 octubre 2009

SIMPSONFILIA

Hasta ahora uno podía ser un “simpsónfilo” orgulloso porque amaba “Los Simpson”, pero esos tiempos ya pasaron. Podremos seguir teniendo Springfield como segunda residencia en nuestro DNI audiovisual porque es el lugar en el que más tiempo pasamos después de nuestra casa, pero habrá que reservar la “simpsonfilia” para referirse a una nueva parafilia que nacerá dentro de unos días, en cuando “Playboy” saque a la calle el número del próximo mes de noviembre en el que Marge Simpson será, ay, la chica de portada.

La revista “Playboy” hará bien en buscarse la vida para mantener a flote su negocio en estos tiempos de inflación pornográfica digital y Hugh Hefner llevará todo el tiempo que sea soñando con una portada así, pero no parece sensato que Marge haya accedido a sus pretensiones. Por supuesto que puede hacer con su cuerpo amarillo y su bidimensional vida lo que quiera, pero ha dado este paso demasiado tarde. “Los Simpson” nacieron como un producto para adultos (en España se emitía en La 2 a las once de la noche) que podía ser consumido por los niños, pero ahora es un producto para niños que puede ser consumido por adultos. Matt Groening lo explicó hace unos días en la feria Mitcom de Cannes: en la serie hay bromas para que los niños se rían, pero también para que se puedan reír los adultos que han visto algunas películas o han leído algunos libros.

Podría haber sido portada Lois, la mujer de Peter Griffin en “Padre de familia”, que es una serie de adultos (aunque parece que acabaremos aceptando que sea emitida entre “Los Lunnis” y “Barrio Sésamo”). Pero no, Marge no debería salir en “Playtío” igual que no lo hicieron la despampanante Jessica de Roger Rabbit ni la cíclope Turanga Leela de “Futurama”. Pero bueno, ya que sale, ahora deberían ir pensando en qué personaje amarillo será chico de portada del “Playtía”.

2 comentarios:

mrplzfrndz dijo...

Interesante... ¿No os hace pensar un poco en el poder que los personajes ficticios están teniendo en nuestra sociedad?

31 dijo...

¿Y cuándo veremos a Smithers en Zero? Molaría...