26 diciembre 2009

CARRERAS DE MONARCAS

Estuvo mejor, pero sigue cojeando. Es lo que tiene intentar modernizar un formato tan acartonado como el de la tradicional Retransmisión de la tradicional Lectura del tradicional Mensaje de la tradicional Navidad del tradicional Rey de la tradicional España. Este año mejoró con los cambios, pero aún queda mucho por hacer si queremos que el pueblo español se implique más y siga el acto con más atención.

A ver. Está bien que ahora se grabe en un formato panorámico de alta definición para crear un “efecto más cinematográfico”, que no se utilice de plató ese Salón de Audiencias lleno de tapices, sino una sala más informal con las cortinas abiertas para que se viera el jardín, pero estos cambios cosméticos no van al fondo del asunto. Subir la audiencia introduciendo una mujer de rojo abalanzándose sobre el monarca o el lanzamiento de souvenirs sería demasiado arriesgado, así que lo mejor es ofrecer al pueblo soberano un producto audiovisual actual, digital, interactivo y multimedia.

Desde aquí proponemos carreras de monarcas. Se trata de empezar la Nochebuena haciendo zapping como locos a ver en qué cadena el Rey va leyendo antes y en cuál después. Todos lo hicimos alguna vez, sólo falta añadir emoción introduciendo las apuestas en familia, que eso une mucho en Navidad. Este año las cadenas analógicas más rápidas fueron Antena 3 y laSexta. En TDT ganaba laSexta y su Rey decía “tan entrañables” un par de segundos antes que los demás. Ahora habría que liberalizar el mercado y evitar ese monopolio que supone la señal institucional única, que hurta emoción al acontecimiento. También habría que introducir pausas publicitarias obligatorias, que funcionarían como las entradas en boxes de Fórmula 1, ¡qué nervios! Las cadenas, además, podrían introducir innovaciones: cámaras subjetivas como las de los encierros de San Fermín añadirían emoción y nos ofrecerían un rey más cercano. ¿Se imaginan la polémica si ganara la ETB vasca?