23 diciembre 2009

HIJO MÍO, NO TE APOYO

Hay que actualizarse, no puede estar uno quejándose siempre de lo mismo diciendo las mismas cosas. Así que vamos a quejarnos de lo mismo diciendo cosas nuevas. Y le daremos un enfoque que puede animar cualquier sobremesa navideña. La idea es esta: los padres no deben apoyar a sus hijos. Ni siquiera deben apoyar a sus sobrinos. Y los hermanos tampoco deben apoyar a sus hermanos pequeños. Y, ya puestos a escandalizar a todo el mundo, los abuelos tampoco deben apoyar a sus nietos.

Si ustedes hubieran visto “Curso del 63” lo comprenderían. Cuando un participante marchó del programa porque no soportaba cortar el pelo (porque para él su pelo lo era todo, todo, todo), sus padres salieron después mirando seriamente a la cámara para decir que apoyaban a su hijo, que si su hijo decía eso (o cualquier otra cosa) no había más que hablar. Seguro que de niño no le recomendaban qué pedir a los Reyes Magos para no influir sobre él, por Dios, qué horror. Su hijo era libre para que los anuncios de la tele le dijeran qué le gustaba, qué debía pensar y qué pedir. Ellos se limitarían a apoyarle, porque los padres guays deben apoyar a sus hijos.

Vale, pues aquí siempre nos quejamos de que los niños escriban solos su carta a los Reyes Magos, pero este año con más razón. En “Curso del 63” nos enseñaron el resultado que da y produce escalofríos. Así que ya saben, si tienen hijos, sobrinos, nietos o hermanos pequeños, háganles un favor y ayúdenles a escribir la carta. Apáguenles un poco la tele y charlen con ellos sobre las cosas buenas que tienen esos juegos y juguetes que no piden a los Reyes porque no salen en la tele y no los conocen. Ábranles los ojos contándoles las trampas que esconden todos esos anuncios de juguetes tan monos que ni siquiera necesitan al niño porque, mientras dure la batería, juegan solos que es un primor. Pero, sobre todo, no les apoyen porque sí: eso es lo que conviene a los anunciantes, pero no a los niños.

4 comentarios:

david dijo...

Un post sin sarcasmo... eso está muy bien.
Apagar la tele y hablar..qué solo se siente uno apenas pensándolo. Bueno, en eso consiste la libertad..la libertad de elegir entre lo que te ofrecen, claro. Si fuera un liberal convencido denunciaría esta página por hacer pensar y desarrollar un espíritu crítico, enemigo de la libertad..
Todos debemos ser libres, y los niños..dejemos libres a los niños y en un futuro no muy lejano tendremos un mundo libre..libre para decidir entre lo que nos ofrezcan aquellos que fueron libres de elegir...
lástima que el chico del pelo no tuviera mucho que ofrecer.

Elenía dijo...

Deberías matizar para qué deben apoyar los padres y para qué no. Obviamente hay situaciones en las que deben apoyarte, pero otras en las que por conflicto de intereses, no lo hacen. Y que tus padres no te apoyen en algo, a partir de cierta edad, es de lo más normal del mundo en muchas familias. Porque todos conocemos a algún padre que no deja a su hijo irse a estudiar al extranjero porque a ellos les daría pena que se fuese..¡pobrecitos!

Yo creo que la gente debería pasar un examen para ser padre al igual que hay que pasar mil pruebas para adoptar.

david dijo...

Ahora que lo dices, recuerdo en 21 días, a un gitano diciéndole a Samanta Villar que no quería que su hijo fuese al instituto porque "las computadoras te dejan la cabeza tonta", y claro, no quería que su hijo fuese marginado en su barriada marginal..eso sí, se les veía muy buena gente..

unjubilado dijo...

Me ha gustado el artículo, pero la imagen me suena mucho.
No es práctica de buenas costumbres dejar las imágenes direccionadas al sitio de donde se han copiado.
Debes de subírtelas a tu blog.
Lo siento.