20 diciembre 2009

OBJETIVO: SOBREVIVIR

Es la misión fundamental de los programas de televisión. Sobrevivir como sea. A toda costa. Haciendo lo que haya que hacer. Hay centenares de títulos peleando a muerte para conseguir una cuota de pantalla que les permita alcanzar una emisión más. Con el paso de los años y la competencia sin piedad, se han ido desarrollando estrategias sorprendentes, increíblemente sofisticadas, para adaptarse con éxito a los requisitos de un ambiente terriblemente hostil: algunos programas se ríen de forma cruel de otros; otros emiten sus editoriales informativos desde camas de hospital; los hay que, en el colmo de la complicación, operan las caras de sus presentadoras para arañar un poco más de alimento durante algunas semanas. Todo por el éxito evolutivo. Pero hoy quisiera centrarme en la más fascinante especialización supervivencial que se puede ver estos días en televisión: la que han realizado los documentales de naturaleza, más concretamente, la subespecie de documentales de naturaleza producidos por la BBC.

La estrategia adaptativa de este género consiste en realizar cada vez productos más extraordinarios, de imágenes increíbles y realizaciones que hacen que el espectador continúe con la boca abierta muchas horas después de haber terminado el programa. El último ejemplo de este adelanto evolutivo lo podemos ver estos días en Canal+, se llama "Life. Objetivo: Sobrevivir" y está dedicado a las estrategias sorprendentes e increíblemente sofisticadas que con el paso de los eras y la competencia sin piedad han ido desarrollando las especies animales de todo tipo para adaptarse con éxito a los requisitos de un ambiente terriblemente hostil. Hagan ustedes lo que tengan que hacer, pero, créanme, no se lierdan esta serie bajo ningún concepto: verán las imágenes más fabulosas del mundo animal que jamás vieron los seres humanos y, sobre todo, descubrirán cómo está consiguiendo sobrevivir con éxito un género televisivo mostrando cómo está consiguiendo sobrevivir con éxito el pulpo gigante, el camaleón o la venus atrapamoscas.