02 enero 2011

UN AÑO EN DOS HORAS

Dime qué programas en Nochevieja y te diré qué cadena eres. Dime qué cadena ves en Nochevieja y te diré qué tipo de espectador eres. No hay engaño posible. Durante la última noche del año toda la peña televisiva se pone unas gafas y unas narices de pega, una chistera de cartón y purpurina, y se quita definitivamente todas las caretas. El año tiene 8760 horas de programación, pero ninguna revela más claramente quiénes son ellos y quiénes somos nosotros que los 120 minutos que van desde las diez a las doce de la noche del 31 de didiembre.

Es difícil explicar este tonillo que tiene Antena 3... eh... ligeramente rancio... no sé... amable porque no tiene recursos para ser otra cosa... sin excesiva imaginación, atenuado por una sordina, correcto pero no memorable, nacido para ser número dos... ¿Ven? estoy intentando definir con palabras la personalidad propia de la cadena y se me escurren los adjetivos; con lo fácil que es entender qué es Antena 3 viendo las dos horas de chistes puros y duros (y blandos) con los que rellenaron anteayer las dos últimas horas del año. ¿Qué es Antena 3? Antena 3 es "El club del chiste" en Nochevieja. ¿A que así se entiende a la primera? ¿Y qué es Telecinco? Pues Telecinco es... cómo decirlo... orujo de desperdicios hecho con el liquidillo ése que queda en el fondo de los cubos de basura, el hermano golfo de las tertulias fachas de la TDT, aquel grupo de arrogantes chonis avant la lettre sin puñetera gracia que nos caía tan mal a todos en el instituto... no... no es exactamente eso. ¿Quieren saber con una sola imagen qué es Telecinco? Un monstruo de cabeza de Belén Esteban, tórax de Jimmy Jiménez Arnáu, cuerpo de Raquel Bollo, y patas de Jorge Javier y Luis Rollán, siendo descuartizado por un mago olvidable y un lanzador de cuchillos: "Sálvame" (también) en Nochevieja.

¿Y qué cadena eres si terminas el año con un docureality de personajes curiosos vinculados a la frikynavidad y el nerdfindeaño que has ido encontrando por los rincones más insospechados de los mapas de carreteras? Eres Cuatro, o, al menos, el Cuatro que todos conocimos antes de convertirse en el inofensivo alien que lleva Telecinco en su barriga. LaSexta es mundialmente conocida en el universo mundo por su bipolaridad, por su irregularidad, por encadenar cotidianamente picos excelentes de magnífica televisión con valles escandalosamente bajos que crean agujeros incógnitos en su parrilla. ¿Y qué programó LaSexta en Nochevieja? Pues un menú bipolar a base de un atronador silencio en forma de capítulos de "Navy: Investigación criminal" de primero y una contagiosa melodía que se encargaron de mantener con buen ritmo Ana Morgade y Berto.


Así pues, y para terminar de explotar el sorprendente principio aristotélico de identidad según el cual una cosa es siempre esa cosa, no queda sino comentar que la televisión pública volvió a ser la televisión pública durante la última noche del año. José Mota fue José Mota: fascinantemente brillante en sus imitaciones y cada vez más agotado en sus personajes propios y running gags autóctonos; Igartiburu clavó el papel de Anne Igartiburu tanto en la gala como durante las campanadas; y La 2 renació de sus minorías convertida en sí misma programando "Amanece que no es poco" según comenzaba el nuevo día, con lo que el 1 de enero a las 00:05 horas seguramente ya hemos contemplado el que va a ser el mayor acierto televisivo del año 2011. Hartos de tantas semanas previas de engaños, la Nochevieja nos pone a cada uno en nuestro lugar: las cadenas demuestran quiénes son, los espectadores demostramos qué es lo que andamos buscando. Por un momento todo tuvo sentido. Ya podemos enfrentarnos a otro año de confusión.