21 enero 2011

DISNEY FUMA


La única diferencia entre los personajes femeninos de los clásicos de Disney y los personajes femeninos de las tv movies sobre las realezas locales es que en el segundo caso las princesas fuman. Las princesas de Disney, -la Sirenita, Bella, Jasmine de "Aladdin", la Cenicienta-, son encantadoras, sencillas y espontáneas a pesar de sus prodigiosas circunstancias, sólo el amor mueve sus vidas y sus decisiones; mientras que las princesas de la tv movie "Sofía" que estrenó Antena 3 el pasado jueves son encantadoras, sencillas y espontáneas a pesar de sus prodigiosas circunstancias, sólo el amor mueve sus vidas y sus decisiones, pero, eso sí, fuman. Si no fuera porque queda como mal colocarle un cigarrito en los dedos a Bella mientras está bailando con Bestia en el gran salón o porque la Sirenita iba a pasarlas canutas para mantener el winston encendido bajo del mar, Sofía de Grecia, -siempre a tenor de lo que vimos anteayer en las pantallas-, podría pasar a engordar, -que es como "engrosar" pero en vulgata-, el merchandising rosa y purpurínico del universo Disney.

Por lo demás, la miniteleserie se ajusta a los arquetipos del cine infantil con fidelidad de ejercicio de género. Juanito de Borbón es el Tarzán juvenil, ágil y risueño de la versión Disney. Juan de Borbón, el padre, es Mufasa, -¿qué rollo se está tirando ahora Puigcorbé con esto de que le persiguen y fuerzas en la sombra están haciendo una campaña contra él?-. Franco es Jaffar, y los planos sombríos del Palacio del Pardo que precedieron a sus apariciones me hicieron aplaudir de felicidad ante semejante muestra de ingenuidad de manual de ingenuidades. Si las religiones terciarias, monoteístas y racionales son la antesala del ateísmo, esta monarquía de tv movie, plana, cartoonizada y pop es claramente la antesala de la república. Las niñas ven por la tarde "Aladdin" y "Pocahontas"; sus madres, por la noche, encienden un cigarrillo y ven "Sofia".