31 enero 2011

PARA MAYORES (DE 7) SIN REPAROS

Allí estaba el siete, junto al logo de “La 2”. Explicándolo todo en la esquina inferior derecha de la pantalla. Agachado, sin darse importancia, sin apenas ocupar sitio. Resumiendo lo que han cambiado las cosas desde que TVE emitió por primera vez “Historia de la frivolidad” la noche del 9 de febrero de 1967 hasta que se emitió por última vez hace unos días, la noche del viernes, 28 de febrero de 2011.

Hace más de 40 años, TVE emitió este mediometraje sin anunciarlo, después del cierre oficial de las emisiones (tras el himno nacional y esas cosas). Esperaba que nadie viera aquella escandalosa historia de la censura que iba de un Paraíso Terrenal que nunca existió a un futuro que nunca existirá. Debía emitirlo para poder presentarlo al prestigioso Festival de Montecarlo, donde ganó la Ninfa de Oro. Solo unos pocos enterados vieron aquella noche cómo la pantalla se iluminaba de nuevo y una presentadora anunciaba un espacio “No apto para todos los públicos”. En blanco y negro y sin logo porque entonces no había otra.

Hace unos días, TVE emitió esta obra maestra tras anunciarla toda la semana, a una hora potable, pero en La 2, porque esperaba que la viera poca gente y no quería que bajara la audiencia de La 1 (donde emitió algo mucho mejor: “Destino Eurovisión”). Debía emitirlo para justificar que la tele pública cumple una función de servicio público. Apenas el 2 por ciento de los espectadores vieron cómo Jordi Costa dispuso de solo dos minutos para poner a la audiencia en antecedentes de lo que suponía este “Pequeño gran clásico de nuestra memoria catódica” (apostólica y romana, se le olvidó añadir). El logo elegido para indicar a quién iba destinada la emisión gritaba en silencio que era apto para los mayores de 7 años. Tuvo que ser ese pequeño número recuadrado en amarillo, esa nota de color junto al logo de La 2 sobre un fondo en blanco y negro, quien lo explicara todo.