27 enero 2011

PROSTÍBULOS CON TELÉFONO DE ALUDIDOS


Crítica de televisión on line con un par

No me lo creo. Seguro que en España tenemos programas de televisión desagradables, con una conducción despreciable, infame y repugnante; programas que parecen un increíble prostíbulo televisivo; programas en los que se ofrecen tesis falsas, muy lejanas a la realidad, a la verdad y distorsionadas. Italia los tiene y nosotros no vamos a ser menos. Todos sabríamos dar un puñado de nombres. Lo que pasa es que aquí no tenemos agallas (que es una manera elegantemente vegetal de decir que no hay cojones) para llamar a las cosas por su nombre. Aquí la crítica de televisión se anda con paños calientes en vez de decir lo que hay a las claras como hace Silvio Berlusconi, un tío del que se dirá lo que se quiera, pero que de glándulas parece que va bien.

Ya sabíamos que Berlusconi es el mejor haciendo televisión. Hace cuatro años, por ejemplo, Gina Lollobrigida consiguió que las cadenas de Il Cavaliere dejaran de despellejarla a ella y a su novio con solo una llamada telefónica a su viejo amigo. Ahora aprendemos que también es el mejor haciendo crítica televisiva. Con una llamada telefónica le paró los pies a un programa de una de las pocas cadenas que no controla por su condición de primer ministro o a través de sus empresas televisivas. A ver quién da más. ¿Cómo era eso de que en la tele emiten lo que la audiencia vota democráticamente con su mando a distancia?

Ahora hace falta que Berlusconi llame a un programa español para animar también aquí el cotarro. Los “Sábado dolce vita” y “Aquí hay tomate” que dejaron de criticar a Lollobrigida en cuanto avisó Il Capo ya no existen, pero tienen herederos. Otra cosa es que “Sálvame” y “La noria” tengan tiempo en sus apretadas agendas para hablar de Berlusconi y conseguir así que una atronadora llamada en directo con acento italiano los califique de programas desagradables, increíbles prostíbulos televisivos, con una conducción despreciable, infame y repugnante. Pues a ver.