08 enero 2011

MEMOS PROMOS, CAPERUCITA

Se mosquea la peña por la guerra de anuncios autopromocionales que enfrenta a Telecinco y Antena 3. Es que está muy feo este enfrentamiento, dicen, porque el perjudicado es el espectador que se tiene que tragar unos promos amañados y tramposos. Ya se sabe: en toda guerra la primera víctima es la verdad. Tonterías. Ojalá solo fuera eso, pero la cosa es mucho peor.

Cualquier décima de subida en la audiencia de una cadena se consigue arrancándosela a la competencia, así que la guerra es el estado habitual de la tele. Lo malo de estos promos no es que estén amañados y hagan trampa, es que son bastos y nos quieren engañar sin tomarse la molestia de disimular siquiera un poquito que en esta trifulca permanente nos tratan como tontos.

Si Antena 3 quiere hacer un promo musical para vendernos la moto, que por lo menos se lo curre un poco más y no diga porque sí que está por encima de la basura y el amarillismo una cadena que emite “DEC”, satura las noticias de sucesos y hasta el último día dio cancha al profesor Neira para que largara por aquella boca barbaridad tras barbaridad. El promo de respuesta de Telecinco presenta los datos de audiencia que le favorecen en unos gráficos tan manipulados que Joseph Goebbels no se hubiera atrevido a utilizarlos por ser demasiado burdos. Para más escarnio, esos días Telecinco nos regaló un promo sobre la compra de Cuatro y el posterior desembarco a sangre y fuego como un delirante cuento navideño en el que Cuatro es un personaje digital que llega a casa de Telecinco por Navidad como el turrón y las muñecas de Famosa. Hay personajes que representan a las cadenas implicadas en el desembarco, pero, qué casualidad, ninguno nota la falta de CNN+, asesinado por GH 24 horas para ocupar su casa. A su lado, el cuento de Caperucita es realismo social.

Así pues, que peleen, allá ellos, pero que no lo hagan en nuestras espaldas tomándonos por memos.


CNN+ ha muerto. ¿Nadie repara en su ausencia?, ¿nadie huele su cadáver?

2 comentarios:

gero dijo...

¿Os habéis dado cuenta de una cosa? Nos han vendido que telecinco y Cuatro se fusionan. Pero no es verdad. Cuando dos empresas -o elementos- se fusionan, quiere decir que se integran en una sola, mezclándose. Pero aquí no ha habido mezcla. En el anuncio de la "fusión" que pones ahí se ve como Cuatro llega a la casa de Telecinco y le dicen "bienvenido a la familia". Eso no es una fusión, si acaso es una absorción.

hotokan dijo...

es que cualquier cosa,por muy limpia que sea,que se intente fusionar con basura acaba convirtiéndose en basura.la basura televisiva es lo que tiene,fagocita todo lo que se mezcle con ella,convirtiéndola en más basura.