22 mayo 2011

TELEVISIÓN REAL, YA

Si los indignados de la Puerta del Sol han conseguido que el peor programa de la historia de la televisión deje de evacuar durante cinco minutos sus desperdicios habituales y se dedique a un tema que realmente tiene interés para la sociedad, entonces estos indignados podrán conseguir cualquier cosa que se propongan. Nadie lo había logrado antes: ni el movimiento por el 0,7%, ni la campaña anti-OTAN, ni el No a la Guerra. Ni siquiera las revueltas de mayo del 68 habían aplacado por un segundo la fetidez de Jorge Javier Vázquez, -bueno, vale, JJV no había nacido en 1968, pero tampoco vamos a ponernos ahora exquisitos con estos detallitos-. Ocurrió anteayer a eso de las 5 o las 5 y 10. En “Sálvame” Paz Padilla hablaba no sé qué acerca de no sé qué torero que había hablado por teléfono con... con ésta, hombre, la de siempre, que ahora no me sale el nombre, la de lo de la hija de Albano; y a continuación, -sí, amigos lectores, agárrense fuerte a lo más cercano que tengan para agarrarse fuerte-, ¡comenzaron a hablar sobre la acampada en Sol e incluso hicieron una conexión en directo con una reportera a la que habían enviado al lugar de los hechos! Viernes, 20 de mayo de 2011, 17:15 horas.

La televisión cambió para siempre. Ya ninguna aspiración podrá parecer demasiado difícil de conseguir para los jóvenes de cualquier edad que se han levantado y se han ido a la plaza pública a discutir sobre los asuntos de todos. Si se ha logrado el imposible de que “Sálvame” deje de ser un programa basura durante unos segundos, entonces se pueden conseguir reivindicaciones mucho más accesibles, como son las listas abiertas, las reformas sociales que impidan que el coste de las miltibillonarias estafas de las que hemos sido víctimas recaigan sobre los más pobres, el fin del bipartidismo o la derogación de la ley de la gravedad. Es muy incierto el futuro que espera a este movimiento tras las elecciones de hoy, pero ocurra lo que ocurra ya habrá merecido la pena. Televisión Real, Ya. Tomemos el mando (a distancia).