01 septiembre 2011

EL DÍA MÁS NORMAL DEL REY

Tras el éxito de “23-F. El día más difícil del rey”, debería llegar “23-S. El día más normal del rey”. La teleserie más vista en la historia de España, emitida en febrero de este año en La 1 en horario de máxima audiencia y reemitida estos días en La 1 en horario de máxima audiencia, debería tener por fin su continuación natural en “23-S. El día más normal del rey”. También en La 1 y en horario de máxima audiencia. Así todos sabríamos no solo cómo es la vida de un rey cuando las cosas se ponen difíciles, sino también cómo es cuando no.

Hay personas malintencionadas que reclaman –de forma tendenciosa y antidemocrática- que la continuación lógica, equilibrada y justa de “23-F. El día más difícil del rey” debería ser “23-A. El día más fácil del rey” (bueno, estas personas no piden esta fecha específicamente: les vale cualquiera de las muchísimas fechas en las que la vida del rey es requetefácil). Pero, en solidaridad con los pobres guionistas que tendrían que rellenar tres horas de televisión con lo que hace el rey en uno de esos días, pensando en que estos pobres trabajadores no merecen verse en semejante brete, no les hacemos ni caso.

“23-S. El día más normal del rey” sería una miniserie de dos episodios que retratase la vida, minuto a minuto, de un día cualquiera en la vida de Juan Carlos I. Llamadas de teléfono. Visitas. Revisiones médicas. Emoción. Intriga. Campechanía y rupturas del protocolo cada dos por tres. Y, si la cosa sale bien, podrían hacer la continuación de “23-S. El día más normal del rey” dedicando otra miniserie de dos episodios a la importante figura del príncipe, que el 31 de mayo en Pamplona ya empezó a defender su puesto rompiendo el protocolo con campechanía para enfrentarse a una malvada súbdita que reclamaba un referéndum para elegir entre monarquía o república: “31-M. El día más difícil del príncipe”. Qué emoción. Qué intriga.

1 comentario:

Prensa Caliente dijo...

Joer, manda narices, no saben hacer otra cosa na mas q documentales, porque yo a eso no lo llamaria ni mini-serie (ojo, no me quejo porque sera el rey o pepito moro, me da exactamente igual) ¡¡Cada vez da mas asco la televisión este país!! Pocas cosas quedan de calidad para ver.