07 septiembre 2011

ESTAMOS SALVADOS

Estamos salvados. Hemos sobrevivido a otro verano televisivo. Atrás dejamos la desesperante calma chicha de las aguas veraniegas y al fin llegamos a tierra. Hay quien se tira y nada hacia la orilla de cualquiera de los programas que va reapareciendo estos días: “Águila roja”, “Amar en tiempos revueltos”, “El hormiguero”… Y hay quienes nos lanzamos al agua buscando pisar la sólida y fiable tierra de “Salvados”, en laSexta, para sentirnos, en efecto, salvados.

Buenafuente nos dejó. Anuncia que está preparando proyectos nuevos, pero eso no sirve de mucho consuelo tras aguantar el sopor veraniego. Berto está desaparecido. Nos tiene abandonados. El único del equipo que podía venir a rescatarnos era Jordi Évole y lo ha hecho el domingo por la noche. El año pasado reapareció llevándonos a Nueva York para devolver la visita que nos había hecho Michelle Obama. Este lo hizo visitando Qatar para bajarse los pantalones descaradamente ante la Qatar Foundation pidiéndoles que patrocinaran el programa igual que patrocinan al Barça. Normalmente el Follonero daba caña a la peña yendo de uno en uno, pero esta vez disparó contra el mundo del fútbol mientras criticaba la falta de libertades y ausencia de transparencia en los ricos países árabes del Golfo Pérsico. Dos por uno.

Así que estamos salvados. Ya podemos enfrentarnos al nuevo curso pisando terreno firme en la programación de otoño. Les confieso el momento en el que pisé tierra más a gusto y volvía sentirme en casa. ¿Recuerdan cuando hace unos años en “La noche americana” del gran Juan Carlos Ortega, la señora Olivia se echó a llorar viendo lo estrecho que era el edificio Flatiron de Nueva York? Pues anteayer Évole rompió a llorar viendo la gran cantidad de grúas que están actualmente construyendo en Qatar: le traían tristes recuerdos de los viejos tiempos en los que España también estaba repleta de grúas construyendo los escombros entre los que vivimos hoy.

1 comentario:

Prensa Caliente dijo...

Pues a mi no me hace mucha gracia el tio este...