30 agosto 2012

RADIOCINCO


Telecinco ha presentado estos días “La voz”, una de sus grandes apuestas para la temporada que se nos viene encima. Se trata de un talent show, hijo de “Operación Triunfo” o “El número 1”, en donde la mutación que le distingue de sus padres tiene que ver con el hecho de que el jurado que juzga a los participantes no les ve en sus carnes mortales, sino que sólo llega a escuchar sus voces y ha de valorar de esa manera las aptitudes de los interfectos como cantantes. La idea es magnífica: el mundo de la canción popular y comercial sufre desde hace décadas la asfixiante presión de la imagen, de forma que grandes voces carecen de oportunidades debido a sus aspectos visuales mientras que voces de chicha y nabo llegan a llegar lejos justamente por sus atractivos físicos. ¿Por qué no hacer entonces un concurso de talentos vocales en donde lo único importante sea estrictamente la voz?

La idea es magnífica, insisto. Y lo sería todavía más si Telecinco se atreviera a llevarla hasta sus últimas consecuencias. Empecemos: el jurado está formado por Melendi, Malú, Rosario y Bisbal; si lo fundamental de un jurado son sus juicios, ¿hay alguna necesidad de tener que tolerar esas cuatro jetas en pantalla cuando podían hacer igualmente su función de espaldas o detrás de un biombo sacando por arriba un cartelín con la puntuación que otorgan a cada candidato? Si no vamos a ver la cara de los concursantes ¿por qué hay que ver la de Melendi o Bisbal? ¿Y el presentador? ¡Jesús Vázquez! Magnífico profesional cuya estupenda voz podría guiar todo el espacio en off sin obligar al casi teleinvidente a vérselas con tan fibrosa máscara.

Si “La voz” se centra exclusivamente en la voz, fuera entonces el público, la iluminación del escenario, las cortinillas o los vídeos de presentación. Si “La voz” se centra exclusivamente en la voz, convirtamos “La voz” en un programa de radio, y, ya puestos, hagamos lo propio con “Sálvame”, MYHYV, “El gran debate”. Telecinco reconvertida en Radiocinco. Que empiecen a cantar.

3 comentarios:

Guti dijo...

Yo también usaba "interfecto" así, como sinónimo de "individuo" o "aludido", hasta que un día lo miré en el diccionario :-)

Antonio Rico dijo...

Ah, pues tienes razón... Lo he mirado en el diccionario y me he llevado una sorpresa. Gracias por la aclaración. Intentaré no cometer más este error.

Guti dijo...

Sabía que te gustaría :-) Yo es que estaba convencidísimo, y también me llevé una sorpresa mayúscula.