07 agosto 2012

LLAMADME ISMAEL

¿Por qué “Tiburón” es una obra maestra de la historia del cine, mientras que “Tiburón 2”, “Tiburón 3” y “Tiburón: La venganza” son tres truños de altísima capacidad somnífera? Pues porque “Tiburón 2”, “Tiburón 3” y “Tiburón: La venganza” tratan sobre un terrible tiburón que aterroriza a un pequeño pueblo costero estadounidense, mientras que “Tiburón” trata sobre unos hombres que se enfrentan a un terible tiburón que aterroriza a un pequeño pueblo costero estadounidense. La diferencia es sutil y brutal al mismo tiempo. Las secuelas se centran en la bestia, la muestran con detalle, se solazan en su tamaño y en su furia, pero Spielberg sabía perfectamente que lo único que interesa a las personas, -y, por tanto, el único tema válido de una película-, son las personas. El argumento puede incluir dinosaurios, terremotos o extraterrestres, pero el tema ha de estar centrado en prototipos de personas en funcionamiento.

No sé si había comentado ya que Canal Hollywood dedica el mes de agosto a la saga de “Tiburón” emitiendo todas las películas que la componen, -un momentín, que releo la columna para ver si ya lo había comentado... no, no lo había dicho todavía-. Parece un canal que quiere rellenar el paréntesis veraniego programando blockbusters convencionales, pero, de nuevo, no son más que personas que intentan ganar un dinerito conseguiendo la atención de otras personas. Lo único que existen son las personas. Siempre las personas. “Moby Dick” no trata sobre Moby Dick, sino sobre el Capitán Ahab y la humanidad que tripula el Pequod. “La isla del tesoro” no trata sobre una isla, sino sobre Jim Hawkins y Long John Silver. “El viejo y el mar” trata mucho más sobre el viejo que sobre el mar. Yo me estoy zampando estos días la segunda temporada de la canónica “Falling skies”, también vinculada a Spielberg y secuela mucho más genuina de “Tiburón” que las que emite este mes Canal Hollywood. Una vez más, no trata sobre una invasión de extraterrestres, sino sobre la resistencia del Segundo Regimiento de Massachusetts. Por eso me interesa.