25 abril 2014

LA EMPLEADA INFILTRADA


Es tal el éxito de laSexta (grupo Atresmedia) que en vez de ser su igual Cuatro (grupo Mediaset) quien se encargue de pararle los pies, tiene que ser Telecinco quien se rebaje a luchar con él. ¡Todo un veterano caballero como Telecinco obligado a batirse en peligrosa lid no con el caballero Antena 3 del arremangado brazo, sino con laSexta, su humilde y bisoño escudero! ¡Ay, cómo se pierden las formas en este siglo XXI, cambalache, en el que la triste figura que arrasa el Día del Libro es la de Belén Esteban!

Así es. El estreno del  “Hable con ellas”, hace unas semanas en Telecinco, parecía un late night pensado para evitar que “En el aire” de Buenafuente se viniera arriba. Era malejo, con un planteamiento tontorrón (juntar en el mismo plató a cinco seres humanos que coincidían en el hecho de ser mujeres: algo tan irrelevante y traído por los pelos como si hubieran sido cinco palentinos, cinco celíacos o cinco registradores de la propiedad). Pero, albricias, esta semana supimos la verdad. “Habla con ellas” no es la respuesta a “En el aire” sino a “El jefe infiltrado”.

Tras el triunfo que obtuvo laSexta con la adaptación a la idiosincrasia patria de “Pesadilla en la cocina”, les está funcionando estupendamente esta imprevista adaptación de “El jefe infiltrado”. Es normal, porque “Pretty woman” es a “Cenicienta” lo que “El jefe infiltrado” es a “El príncipe y el mendigo” en versión capitalista. Hay que ver cómo nos gustan los cuentos.

Pero “Hable con ellas” replica, mejora y supera “El jefe infiltrado”. El martes vimos cómo Yolanda Ramos, en el ingenioso y arriesgado papel de empleada infiltrada, le sacaba los colores a su antiguo jefe, José Luis Moreno, acusándole de que aún le debía 25.000 pesetas de una actuación en “Noche de fiesta”. Moreno primero aceptó el envite (“Este es el momento oportuno”, “Dalo por cobrado”), pero luego abandonó el plató enfadado. Ay, mucho hablar de flexibilidad laboral, pero cuando el que tiene que doblar no es el empleado sino el jefe, parte.