15 abril 2014

DOMINGO DE TELARAÑAS

¿“Spiderman”? ¿Semana Arácnida? ¿Por fin se va a cumplir mi viejo sueño de la Semana Santa rotatoria? Occidente ha dado lugar a una cultura riquísima en mitologías que, como todas las leyendas fundacionales de las diversas sociedades, han cumplido una función importantísima en la vertebración de nuestra forma de ver el mundo y de relacionarnos con los demás. La mitología católica ha sido esencial en la construcción y la constitución ideológica de Europa, pero el desarrollo de una potentísima industria del entretenimiento a lo largo de todo el siglo XX también ha producido una riqueza de historias, arquetipos y mitos que pretenden poner en práctica los aspectos fundamentales de la condición humana, y se merecen igualmente una semana de celebraciones para solaz y arrebatado goce por parte de sus seguidores. Los seguidores de la historia de la pasión, muerte y resurrección de Jesús, deberán compartir la semana festiva de la primavera con otras narrativas. Semana Santa Rotatoria: Semana Artúrica, Semana Trekkie, Semana Marvel.

Y como un subtipo de la Semana Marvel tenemos la Semana Arácnida. Yo, al menos, así es como me tomo la decisión de nuestra televisión pública de emitir “The amazing Spiderman” la noche que inicia la antigua Semana Santa en el Domingo de Ramos, que este año se convirtió en el Domingo de Telarañas. Es cierto que la cinta dirigida en 2012 por Marc Webb es probablemente la peor recreación jamás realizada de nuestro amistoso vecino el trepamuros, completamente infiel en letra y en espíritu a las sagradas escrituras -y dibujos- de Stan Lee y Steve Ditko. Pero eso no excluye que podamos interpretar la emisión de esta película en esta fecha como el inicio de una nueva era en donde la Semana Santa se convierta abiertamente en la Comic-Con friki que en el fondo siempre ha sido. Hace unos años, la programación televisiva se hubiera centrado en otros superhéroes y otros supervillanos, pero los efectos especiales era mucho peores.

1 comentario:

Unoqueoslee dijo...

Suscribo eso de que es infiel a las historias leeditkianas, pero sin embargo, bebe mucho de Ultimate Spiderman, el subproducto del superhéroe para los lectores del siglo XXI (o así se anunciaba)