09 septiembre 2008

46 HORAS Y 45 MINUTOS

Lo tengo decidido: cuando me jubile dedicaré el tiempo libre a ver series de televisión. Series, series, más series. Series sin parar. Una cantidad de series tal que una cantidad de series mayor no pueda ser pensada. Series por un tubo (catódico). Series en serie. ¿Creen que no voy a poder? ¿Que no se puede rellenar un vida entera a base de píldoras de 45 minutos cuyo principio activo es la ficción delirante? Pues atiendan: únicamente en los Estados Unidos de Norteamérica se estrenan durante este otoño las nuevas temporadas de 50, cincuenta, L, -"L" es a su vez el título de una serie, pero en la frase anterior cumple la función de representar el 50 en números romanos para enfatizar el mensaje-, series de televisión, y las primeras temporadas de otras 16, dieciséis, XVI. Al margen, se están preparando para la temporada 2009-2010 otras 30, treinta, XXX, -"XXX" no indica que las series sean todas para adultos; como antes, es 30 en números romanos-, seriacas nuevas, pero no las tendremos en cuenta en nuestros cálculos. Calculemos, pues: 50 más 16, 66 series en la temporada 2008-2009. Todas buenísimas. A 1 capítulo por semana, 66 capítulos por semana. A unos 42 o 43 minutos por capítulo, 2805 minutos por semana, es decir, 46 horas y 45 minutos, es decir, más de una semana laboral del Primer Mundo.

Y es que en el futuro habrá que dedicar ocho horas diarias a ver series de televisión. Habrá quién las reste del sueño o del ocio. Yo estoy planeando restarlas del trabajo. Ocho horas durmiendo, ocho horas de ocio, aseo y alimentación, y ocho horas de Wisteria Lane, Temperance Brennan, Hank Moody y la compañía de distribución de papel Dunder Mifflin, parece una excelente filosofía vital. La clave está en pasar tanto tiempo dedicado a la ficción que la realidad se convierta en una incómoda anomalía ocasional de la vida. No falta tanto para mi jubilación. Seguro que "House", y "Shark", y "Life" aguantan hasta entonces. Y si no, siempre podré dedicarme a repasar las 21 temporadas que ya suman todos los "C.S.I." juntos.

5 comentarios:

Erosè dijo...

o.0 ¿21 temporadas de CSI?

=0 ¿46 horas y 45 minutos de series en toda la semana?

¡¡Y yo aburriéndome sin saber qué hacer!!

bfo dijo...

Porque Erose tu vives en el país de las gominolas en la calle de la piruleta,como quieres enterarte haber?.

Hay Antonio según tengo entendido ya no sois muy jóvenes así que no os queda nada para jubilaros y estar todo el día viendo series de televisión en vuestro sofá mientras que vuestra barriga se va inflando tanto que acabara por taparte la tv y entonces será cuando compréis un sofá reclinable pero te darás cuenta que tienes problemas de espalda y te iras al hospital con molestias y te dirán que tienes un tumor incurable y te iras al otro barrio,y en ese momento diras:tenía razón Benjamin cuando decía que deberíamos salir mas y no estar siempre en casa

Así que dejaros de ver tanto CSI,el internado,hospital central (dios que pesadez nunca acaba chabal apetedme romper el tubo catódico)y mas fiestas,bueno ahora es invierno así que elige tu algo

Saludos

Erosè dijo...

Yo no te he dicho donde vivo Bfo.. (nunca me escribes en el blog, serás desgraciao...).

Unos se morirán de tanto estar en casa y otros de tanto salir, que, aunque no lo creas, ahí fuera también hay peligros... cómo se llamaban.. ¡ay!, no me acuerdo... sí hombre, que me dijiste que tenían 4 ruedas y eran metálicos e iban muy muy rápido y me apartara de ellos si los veia... ¿carritos de la compra? ¿carricoches? (esos niños están locos), ummm ¿contenedores de basura? Ais, no me acuerdo.

en fin, tú mucho salir pero luego no te vas del país.. así no mola. Con lo que presta ver series extranjeras en versión original... como puede ser Shaun the Sheep (unos diálogos impactantes).

Lilith dijo...

Bfo, cielo, perdóname que te lo diga, de verdad, lo siento, soy una engreída horrorosa y no merezco vivir, ya lo sé... pero es que cada vez pones más faltas de ortografía. Háztelo mirar, anda.

Pero es muy bueno eso que dices, ya veo a los ancianos Antonios postrados en un sofá sin apenas poder moverse, saciados y repletos de TV en digestión en plan "una chocolatina de menta", amenazando con reventar al mínimo anuncio.

De todos modos, veo yo aquí muchísima carga televisiva, carga televisiva tan fiera que en la pantalla de un crítico fuera delito. Y lo digo yo, que me engancho a cualquier serie de la que por accidente vea un par de minutos, dos, 2, II. Serísima infinita.

Erosè dijo...

Lilith, no pidas peras al olmo. Lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible. Bfo no tiene remedio.

Por Zeus, ¿he visto un anuncio atormentando mis oídos con ese sonido típico de septiembre de: NUEVOS capítulos de hospital central? NUNCA podré ver la tele tranquila. Siempre me asaltará algún anuncio osado de este tipo, con esas letras y ese mensaje...

Pa' un día que me planto delante del televisor... y ya me ha vuelto a espantar.

(nota mental: nunca hacer zapping pasando por telecinco)