12 noviembre 2009

ALFA Y OMEGA

Principio y fin. El pasado es cierto. El futuro es falso. Y Odisea (Digital+, Imagenio, qué sé yo) dedica el mes de noviembre a explorar un montón de vertientes del futuro más futuro de todos los futuros, el futuro por excelencia, un futuro tan futuro que un futuro más futuro no puede ser pensado: el mismérrimo fin del mundo. Eso es el futuro y lo demás son tonterías. Cada sábado de este mes a las 16:00 y a las 23:00. Ya vimos el otro día "La secta del fin del mundo", un escalofriante documental sobre un pirao que anda en medio de Nuevo Mexico con cincuenta personas de todos los sexos y edades a las que tiene convencidas de ser un enviado de Jesucristo que las salvará de un armageddon que ya tiene fechado. Y se anuncian para los próximos fines de semana "El Apocalipsis y el fin del mundo", -sobre el chispeante libro que cierra la Biblia-, "El día final", -sobre todas las formas en las que un enfado de la naturaleza puede enviarnos a todos a pacer-, y "Turismo por el fin del mundo", -sí, existe una agencia de viajes que organiza relajantes y fascinantes tours por donde se supone que tendrá lugar la madre de todas las catástrofes-. Todo falso, por supuesto: lo del libro de la Revelación, lo del tío éste que hace rituales con siete vírgenes en medio del desierto, lo de la agencia de viajes y lo de las profecías y las catástrofes. No olvidemos que estamos ante un tema básicamente religioso y, claro, tantos milenios de mentiras permanentes hacen difícil encontrar media verdad en estos asuntos.

Pero el pasado es cierto. Ciertísimo. Quizá para compensar el rollo apocalíptico, Odisea también programa este noviembre "Darwin y el árbol de la vida", la última obra de David Attenborough sobre la figura de Charles Darwin que hará llorar de felicidad a todo hijo de vecino que viva en el mundo real y no en el de los calendarios mayas. Alfa y omega. Principio y fin. Lo único que sabemos sobre el futuro es el pasado, y su lógica básica, -la evolución-, la descubrieron hace ahora 150 años Charles Darwin y Alfred Russell Wallace sin necesidad de estar en la isla de Patmos ni de ser discípulos del Señor.

5 comentarios:

Amarok dijo...

Ay, qué pesados están los medios con lo del fin del mundo; claro, como se estrena en seguida "2012"... y todo por la mala interpretación que han hecho unos cuantos de un calendario de una civilización antigua.

En fin, ¿qué tendremos que aguantar cuando estemos a punto de entrar en el año 2012?

david dijo...

Hay un libro revelado, que es mentira y un profeta que se lo creyó. A partir de ahi, ¿Por qué tenemos que coger siempre lo malo? Cojamos lo bueno y ya. A otra cosa.
Qué complicada es la gente..

Elenía dijo...

Te falta añadir el estreno de 2010 este mes, que no creo que sea nada del otro mundo pero esas imágenes mega-catastróficas que hacen a PC me encantan. ¿Cómo puede Cussack estar tan desesperado para hacer eso? Será porque está viendo el fin del mundo y no le importa hacer cine-basura para adolescentes aburridos.

Anónimo dijo...

soy MILAGROS y quiero conocer mas soblre la divina revelacion, y los ovnis

Anónimo dijo...

es interesante los temas me gustaria mas informacion, sobre todo del año 2012, mi correo es mili_1610@hotmail.com,