04 febrero 2011

ÍNDICE DE PARCIALIDAD DE LOS DEBATES POLÍTICOS TELEVISIVOS

Dejemos de perder el tiempo discutiendo cuál de las tertulias políticas televisivas está más manipulada, más desequilibrada en la representación de las diversas opiniones, más sesgada en defensa de los intereses comerciales de la cadena privada o de los intereses políticos del partido que administra la cadena pública. Ha llegado el momento de que la ciencia matemática estadística se ocupe del asunto. Me causa orgullo y satisfacción presentar ante la ciudadanía el primer Índice de Parcialidad de los Debates Políticos Televisivos (IPDPT), cuya fórmula matemática es fruto de años de investigaciones socio y politicométricas, y milenios de horas de debates contemplados amarrado al duro banco de la crítica televisiva.

El IPDPT requiere del cálculo previo de los Coeficientes de Parcialidad Política (CPP) de cada contertulio. La fórmula del CPP de un analista político es sencilla: basta con dividir la cantidad de veces que en sus últimos cinco años de tertulias ha apoyado al gobierno del PSOE entre la cantidad de veces que en el mismo periodo de tiempo ha apoyado a la oposición del PP. Una vez calculados los CPPs, el IPDPT se obtiene mediante el sumatorio de los CPPs de los contertulios dividido entre el número de ellos y elevado al CPPs del moderador del debate más 1. En caso de tratarse de una cadena televisiva pública el IPDPT se elevará a la 2 si el CPP del moderador fuera superior a 1, o se elevará a la ½ si el CPP del moderador fuera inferior a 1.

Y se acabó tanta patética rivalidad, -"mi debate es más imparcial que el tuyo", "pues anda que vosotros sí que manipuláis", "pues tú peor, que eres una cadena pública"-. Se acercan las elecciones de mayo, y las tertulias tedeteras y no tedeteras proliferarán y se inflamarán en su ardor convictivo. Estamos a tiempo de exigir que cada debate político, -de "La Noria" a Veo7, de "Al rojo vivo" a Telemadrid-, sobreimpresione su Índice de Parcialidad para que el espectador pueda evaluar cuantitativamente cuánto le están intentando timar en cada una de las emisoras. Como defendió tantas veces la Editorial Mir, las verdaderas matemáticas siempre están el servicio del pueblo.