28 febrero 2011

APLAUSOS ENLATADOS

El pasado sábado el público asistente al plató de "La noria" aplaudió veintidós veces durante el debate que se mantuvo sobre Ana Rosa y la confesión de Isabel García. Conté los aplausos, medí su duración y el momento del debate el que aparecieron. Veintidós aplausos idénticos en tamaño, que comienzan por dos o tres palmadas sueltas, van aumentando en intensidad durante dos segundos y medio, y finalmente se apagan al cabo de un segundo y medio más. Escucharlos todos, uno a continuación del otro, aterra por su similitud. Solamente durante el primer bloque del debate el público aplaudió doce veces. Doce aplausos en siete minutos y veintitrés segundos durante un debate con una intereconómica discrepancia entre los participantes. Tres ante intervenciones de Jordi, uno a María Antonia, dos a Calabuch, dos a Jimmy, uno a Cuca, dos a Bárbara Royo, uno a Miralles. El parcial más elevado lo consiguieron Calabuch y Jimmy, que arrancaron cuatro espontáneos aplausos entre los asistentes en sólo sesenta y ocho segundos.

No se puede consentir. Es intolerable. Un ejercicio tan intenso de las extremidades superiores sin un calentamiento previo puede provocar contracturas musculares, problemas con las articulaciones, irritaciones cutáneas. Cuando la frecuencia de los aplausos unánimes a la opinión unánime de los debatientes supera la de las carcajadas en "Big bang theory" se hace necesario recurrir a soluciones drásticas que preserven la salud de los asistentes. La sit-com clásica resolvió el problema con las risas enlatadas. Quizá ya haya llegado el momento de que Telecinco se plantee el uso de aplausos enlatados que alivien el esfuerzo muscular de las mujeres de mediana edad que forman la totalidad del público asistente al plató de "La noria". Aplausos que se inserten cada vez que "La noria" nos da una lección de buen periodismo. Aplausos enlatados que comiencen por dos o tres palmadas sueltas, vayan aumentando en intensidad durante dos segundos y medio, y finalmente se apaguen al cabo de un segundo y medio más.