22 febrero 2011

OPERACIÓN AUTOPSIA

Decía el grandísimo e injustísimamente olvidado Jaume Perich que, al igual que existen autopsias que nos permiten saber de qué murió una persona, deberían existir vivopsias que nos permitieran saber de qué viven otras. Pasa igual con los programas de televisión: deberían existir vivopsias mediante las que pudiéramos abrir en canal "Gran Hermano" e investigar qué le hace seguir en antena, o hacer un estudio sistemático de la distribución de la silicona de "Princesas de barrio" que explique cómo puede mantenerse en pie esa quimera. Pero es inútil; como también dejó dicho House en alguno de sus primeros capítulos, por el momento sigue siendo ilegal hacer una autopsia a una persona viva. Lo único que podemos tumbar hoy en la mesa de disecciones y empezar a cortar a gusto es "Operación Triunfo".

Informe de la autopsia de "Operación Triunfo 2011". Se presenta programa histórico de la televisión nacional reposando sobre región supraprimetime con estenosis generalizada de audiencia y anoxia de talento en vías respiratorias. Sistema circulatorio con placas de ateroma múltiples formadas por colesterol de baja densidad musical, compatible con una producción excesiva de baladonas horteras latinas, bolerazos saturados y ligerezas del momento. La analítica señala una concentración de personajes que caigan simpáticos al público muy por debajo de lo deseable, resultando fatal la combinación en un solo plató de Noemí Galera, Eva Perales, Nina y José Antonio Abellán. Un análisis de los restos de los votos de los espectadores acumulados en el sistema excretor revela una composición casi exclusivamente adolescente y femenina de la audiencia, indicio de una dieta sumamente pobre, incomprensible en un programa del recorrido y la importancia como el que estamos analizando. Causa de la muerte: estancamiento circulatorio debido a una pésima renovación de contenidos, errónea selección musical, deficiente casting de profesores y miembros del jurado. Posibilidad de resucitación: muy escasa.

1 comentario:

Lucía dijo...

La actitud de José Antonio Abellán con las concursantes digna de Sanchez Dragó