24 febrero 2011

LA OBSESIÓN DE ANA ROSA

Telecinco es un inmenso campo de monocultivo rosa, eso ya lo sabíamos. Pero no podemos olvidar que igual que hay quien en un rincón de la huerta planta perejil, Telecinco mantiene rincones repletos de malas hierbas que cuida con esmero. Las que crecen con más fuerza y vigor son los sucesos, la crónica negra, la desgracia ajena. Sabe que la vida del vecino, si se cultiva adecuadamente, puede ser rentable incluso más allá de la muerte. No podemos quejarnos del mundo feliz que nos regala Paolo Vasile: en nada tiene que envidiar al que Aldous Huxley retrató en “Un mundo feliz”, donde la muerte procura una última diversión a los ciudadanos que atraviesan divertidos las columnas de aire caliente de los crematorios convertidas en emocionantes e inofensivos toboganes.

Y, aunque Telecinco es un inmenso campo de monocultivo rosa, de vez en cuando, cuando el oportunismo así lo aconseja, hace un trasplante a una tierra más fértil de un plantón de crónica negra. Como anteayer, que emitió el especial “Caso Mari Luz: retrato de una obsesión”. Al frente, la hortelana que mejor cultiva esta especialidad en su rincón de las mañanas: Ana Rosa Quintana. Y, a su servicio, Concha García Campoy, que desde que trabaja en “Informativos Telecinco” sabe que bien aderezados, los sucesos cuelan como noticias y que más cornás da irse al paro.

Un millón de telespectadores vio la noche del martes el especial sobre el “caso Mari Luz”. Habrá visto otra vez las mismas imágenes mil veces emitidas, las mismas preguntas a los mismos familiares y los mismos gestos de profesionalidad atravesada por el dolor mil veces ensayados y vistos en “El programa de Ana Rosa”. Pero ni una palabra de la obsesión de AR por este crimen al que lleva dando vueltas desde hace tres años. Y eso es lo que todos esperábamos de un programa que se llamaba “Caso Mari Luz: retrato de una obsesión”

1 comentario:

Anónimo dijo...

Normal, no? en Gallaecia (y en otras partes de nuestraba bella Hispania)existe un fenómeno llamado "feismo". Consiste en reciclar, sí o sí, todo tipo de elementos para generar bonitas composiciones de-collage-tipo-vostell. En esa región los televisores se se utilizan con maceteros, las neveras como piscinas y los somieres como cierres de fincas... AR, creadora del manifiesto "feista" sigue en su línea: que el arte no muera.