23 junio 2012

NÚMEROS IMPOSIBLES, CONTINGENTES Y NECESARIOS


Un informativo que no distingue entre números imposibles, contingentes y necesarios no es un buen informativo. A los libros de matemáticas les pasa lo mismo. Un libro de matemáticas que no distingue entre números pares e impares no es un buen libro de matemáticas. O si no distingue entre números reales e imaginarios, racionales e irracionales, enteros y fraccionarios. Hay cosas básicas que hay que explicar antes de empezar a hablar si queremos que se entienda lo que viene después.

Así que por mucho que tenga que contar un libro de matemáticas sobre el fascinante mundo de los números primos, tiene que apañárselas primero para explicar lo básico: es primo aquel número natural distinto de uno que solo es divisible por sí mismo y por la unidad. Pues que tomen nota en “Antena 3 noticias”. Antes de que soltar esas cifras mareantes que habitualmente acompañan a las palabras “rescate”, “Bankia”, “financiero” o “Europa”, Matías Prats debería explicar que se trata de números necesarios, o sea, de cifras que, nos pongamos como nos pongamos, vamos a tener que pagar entre todos. Después, una señal acústica avisará cada vez que un ministro español, un comisario europeo o un político alemán pronuncie un número necesario. De este modo, alcanzaremos instantáneamente la certeza matemática de que no hay un euro disponible pero esa cantidad aparecerá mágicamente gracias a un simpático truco en el que intervienen nuestros bolsillos.

El número necesario se opone a un viejo conocido, el número imposible: aquel que en las noticias acompaña las palabras “hambre”, “educación”, “pobreza” o “sanidad”, e indica cantidades nunca disponibles por mucho dinero que haya. El “Telediario” lleva años hablando de números imposibles, pero como Ana Blanco lo marca con un golpe de melena, puede pasar desapercibido. Los números contingentes están en medio. No salen en los telediarios porque indican lo que usted y yo podemos comprar si tenemos dinero y si no, nos aguantamos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Certero y entretenido. Gracias.