03 junio 2012

LOS MÉRITOS DE PAOLO VASILE


Paolo Vasile, jefazo de Telecinco, sigue emitiendo los mismos horrores (menos “La noria”, eso que ganamos). También sigue soltando por esa boca lo que le sale de las meninges (faltaría más) para defender un modelo de televisión indefendible. Pero, las cosas como son, últimamente me cae mejor el tío.

Si ya hace muchos años había quedado que “Gran hermano” tiene de experimento sociológico lo mismo que de arte románico tiene una peineta, estas semanas quedó claro que ni siquiera es un concurso porque no se establecen y respetan unas reglas a las que atenerse, sino que se hacen y deshacen (igual que las ediciones se alargan y se encogen –y se inventan–) sobre la marcha según le conviene a la cadena para rentabilizar el producto. Ahí está el ¿estreno? de “La revuelta” emitido el miércoles. Y aun así estos días Vasile no me parece tan mal paisano.

Y qué cosas dice. Será que la estrategia de Antena 3 de venderse como “televisión blanca” funciona bien porque Vasile no hace más que criticarla desde su “televisión a colores”. Su argumento es acojonante: “Ahora hay una manía y una oleada del blanco, pero nosotros somos gente de color. El blanco se convierte muy rápidamente en gris, que es lo que viene antes del negro, que es el color de la muerte”. En una entrevista en el último número de “Rolling Stone”, dejó claro lo que ya sabíamos (“Nosotros no hacemos televisión para los críticos”) y lo que sospechábamos pero nunca pensamos que se atreviera a decir (“Para los que tienen el paladar fino están los canales temáticos”). He aquí un señor capaz de dejar claro que considera a sus espectadores personas de paladar grueso capaz de tragarse cualquier bazofia siempre que sea gratis, y, sin embargo, hay que reconocerle un mérito indiscutible: Paolo Vasile lleva muchos años perpetrando televisión en España pero cuando tiene que dar la cara, la da; y nunca, nunca, tuvo nada que ver con la gestión de Bankia.