16 junio 2012

MANIFIESTO DEL 16 DE JUNIO

Es necesario que la televisión pública cree un espacio en el que se explique Economía a los ciudadanos. Partiendo de cero. De la misma manera que la televisión pública tiene programas en donde se dan consejos de salud, asesoramiento para encontrar trabajo o trucos de cocina. En este momento de la historia de nuestro país es imprescindible que la gente pueda tener una formación económica media que le permita entender lo que está ocurriendo en España y en los países de nuestro entorno. Parte de la culpa de nuestra situación crítica la tiene el hecho de que todo está ocurriendo sin que la ciudadanía comprenda nada, aislada de tener una conciencia real de la crisis económica por el muro que supone una terminología críptica y esotérica cuyo significado sólo se entiende a medias, y cuyas dinámicas y procesos no sólo no se entienden en absoluto sino que están revestidos por una aureola de ininteligibilidad esencial que beneficia mucho a los que toman las decisiones y les impide ser responsabilizados de sus errores. La alternativa a tanta oscuridad son soflamas facebookeras de naturaleza puramente emocional. Igual que en su día hizo falta que los ciudadanos nos informáramos sobre las formas de detener la expansión del sida o sobre el reciclado de nuestras basuras, ahora hace falta que sepamos de Economía. Así de simple. Y el Estado tiene un medio a su alcance para conseguirlo: se llama “televisión pública”.
Y como la Economía es una disciplina mediada por presupuestos ideológicos y políticos, estas “Lecciones de Economía” deberán recoger la variedad de tales orientaciones. Una persona radicalmente liberal, otra radicalmente socialdemócrata y otra radicalmente anticapitalista, explicando por separado conceptos económicos, -desde los más e-le-men-ta-les hasta otros más complejos-, y debatiendo posteriormente sobre ellos. En este momento cualquier solución pasa por informarnos sobre lo que nos están haciendo. Las cosas sólo empezarán a mejorar cuando los votantes podamos decir algo más que “no entiendo nada” al charlar entre nosotros sobre estos temas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo,Antonio. Aunque también en la educación,sobre todo para los que son el futuro. Hablo de sustituir asignaturas como CMC,común a todos los bachilleres, por la útil asignatura de economía(Y habla alguien de ciencias,eh) por economía,pues es a ellos a quien les tenemos que meter en la cabeza todos estos problemas de actualidad,y que vean la realidad de las cosas (sobre todo aquellos que viven aislados en su burbuja con su ferrari rosa,su polito de Tommy y su reloj de Tag Heuer,claro). Pero todo esto (incluyo tu crítica),hasta que no estemos al borde del precipio,obviamente,seguro que no se hará. Un saludo,Antonio.