10 junio 2012

LAS FUENTES DEL MISSISSIPPI

This is the story of how we began to remember. La época dorada de los grandes exploradores llega a su cima con la figura de Richard Francis Burton, que a finales del siglo XIX realiza importantes avances en la localización de las fuentes del Nilo. Los orígenes de los ríos siempre han ejercido una particular fascinación para los aventureros, y más aun desde que la idea de “origen” se llenó de connotaciones de autenticidad y pureza. Hace 25 años otro explorador llamado Paul Simon realizó una expedición para descubrir las fuentes del río Mississippi. Tras investigar su geografía musical descubrió que en realidad este río nace en Sudáfrica y atraviesa el Atlántico como una corriente subacuática para reaparecer en Memphis, cruzar toda la ruta del blues y desembocar en el Estado de Louisiana convertido en un delta en el que tiene cabida toda la música de la serie “Treme”. Su prodigiosa expedición se publicó bajo el formato de un disco llamado “Graceland”, que inmediatamente fue reconocido como una de las obras musicales más decisivas de la segunda mitad del siglo XX. Canal+ estrenó esta semana “Under African skies”, el fascinante documental que narra el viaje de Paul Simon y el reencuentro con sus compañeros de expedición. ¿Tiene usted previsto ver “Under African skies” estos días?, avise a su familia de que no se asusten si oyen aullidos de placer provinientes de la salita de estar.

Albert Murray dijo: “Cuando ves tocar a un músico de jazz ves a un pionero, ves a un explorador, ves a un experimentador, ves a un científico, ves todas esas cosas porque es la encarnación del proceso creativo”. Murray fue impreciso en sus declaraciones; debería haber empezado la frase diciendo “cuando ves tocar a un músico de jazz y a Paul Simon...”. “Graceland” fue la demostración de las confusas barreras entre el arte, la ciencia y las peregrinaciones. El delta del Mississippi brilla como una guitarra National y, por razones que no puedo explicar, hay una parte de mí que quiere ver una y otra vez “Under African skies”.