02 junio 2012

TONI GARRIDO, A TUS ZAPATOS


Toni Garrido, a ver si nos entendemos. Esto funciona así: estás al frente de “Asuntos propios”, un programa estupendo en Radio Nacional que oigo todas las tardes que puedo. Tiene un buen nivel sin ser engolado, es divertido sin caer en la risa tonta y es entretenido sin ser frívolo. Tiene secciones bien diseñadas y realizadas con profesionalidad, colaboradores eficaces (bueno, algunos chocan entre sí y soy más partidario del gran cazamagufos Luis Alfonso Gámez que del sofista Javier Sierra), y, un saludo para Tom Bogavante de la Isla Kallene, es estupendo oír que tu eco es “su-eco”. ¿Ves?: tú haces el programa y los oyentes opinamos.

Con la tele pasa lo mismo, solo que como esto es una sección de crítica televisiva, hay un espectador responsable de rellenarla cada día, en este caso un servidor. Por ejemplo, como espectador sé que desde hace algo más de un mes presentas en la noche de los jueves “La nube”, uno de esos programas imprescindibles de La 2 repleto de gente interesante hablando con conocimiento de causa de asuntos importantes… que apenas ve nadie. Entonces puedo escribir aquí que es una pena que un programa tan estupendo pase tan desapercibido (y lo escribo), puedo recomendarlo (y lo recomiendo), y puedo comentar de qué fue su última emisión (y lo comento: Toni, por favor, tengamos la fiesta en paz. En la entrega de anteayer titulada “El futuro de la televisión: del mando al clic” realizaste un análisis de la situación del medio televisivo, de su presente y futuro, de su interrelación con las nuevas tecnologías… que le da mil vueltas a lo que podamos escribir aquí sobre este asunto en 30 líneas. Y, encima, quien se lo haya perdido puede encontrarlo enterito en la sección “A la carta” de la web de TVE. Esto no es una forma leal de trabajar. Tú sigue haciendo el buen programa que haces, pero deja que los demás hagamos nuestra parte. Gracias).

Y así es, Toni, como funciona esto. Seguro que en lo sucesivo nos entenderemos mejor.

1 comentario:

J. Arce dijo...

Te leo de vez en cuando en el Faro de Vigo y eres de lo mejorcito.