30 septiembre 2012

46 MILLONES DE NO ESPECTADORES


Tuvo razón Rajoy esta semana al destacar los multimillones de ciudadanos que no acudieron a las manifestaciones del 25S. No sólo tuvo razón, sino que inauguró una nueva tendencia en sociometría que terminará imponiéndose a poco que la opinión publicada comience a practicar el concepto con el descaro que nos caracteriza: a partir de ahora los fenómenos sociales no se contabilizarán según las personas que los secundan sino en función de las que se mantienen al margen. Fondo y figura. Dialéctica. Movilizaciones del 25S: 46 millones de españoles (no acudieron). Sexta jornada de la Liga de Fútbol BBVA: 46.430.000 aficionados (no fueron a ningún estadio). Ventas del absolutamente maravilloso nuevo disco de Bob Dylan: 47.190.492 ejemplares (no se han vendido; según el último censo, España tiene 47.190.493 habitantes). 

Apliquémoslo a la medición de audiencias. ¿Cómo que el “Sálvame Deluxe” del viernes fue visto por 2.008.000 espectadores? ¿Es que los audienciólogos no han aprendido de Rajoy? En verdad, lo que ocurrió la noche de anteayer es que 45.182.493 televidentes no vieron la secreción de Jorge Javier Vázquez. “Más de 45 millones de españoles rechazan frontalmente la telebasura de Telecinco” podríamos titular la noticia siguiendo el libro de estilo de los ultracentristas, -grande, Wyoming-. ¿Y qué pasó con “Te lo mereces”? Pues casi lo mismo: su audiencia fue de 45.892.493 televidentes (que no lo televieron). No son tan diferentes de los resultados obtenidos por los documentales de La 2: el dato de ese mismo día es de 46.910.493 no espectadores.

De hecho, propongo ir más allá y cambiar el sistema electoral para que los ciudadanos indiquen con su voto el partido por el que no quisieran ser gobernados, tras lo cual se entregaría el gobierno al partido menos votado. Soy un tipo temperamentalmente indeciso y fenotípicamente moderado que frecuentemente duda sobre la formación política a la que apoyar. Sin embargo con este nuevo sistema, y especialmente tras estas declaraciones de Rajoy, tendría mi voto radicalmente decidido.