16 septiembre 2012

ARREBATO GEEK


Algunas de las entradas de este blog están escritas para el público general. Otras están pensadas para un sector más reducido, -ancianos, seguidores de series, ateos-. En ocasiones el texto se dirige a un grupo todavía más concreto, -admiradores de Isabel Durán, gente que cuando ve a Freddie Mercury cantar con una chupa de cuero sobre su torso desnudo grita “por dios, que se ponga una puñetera camiseta de algodón”, madres que te dicen por teléfono “bueno, cuelgo, que empieza la novela” en referencia a “Amar en tiempos revueltos”-. Hay una cuarta posibilidad: que la entrada se destine a activistas frikis que consideran que el sentido de la vida sólo lo conoce David Simon ("The wire", "Treme"), J.J. Abrams  ("Lost") o George R.R. Martin ("Game of thrones"). Quinta: cuando el target son los presidentes de los clubes de fans a los que pertenecen los frikis de la posibilidad cuarta. Y sexta: aquellas entradas que escribo solamente para mí. La de hoy es una de éstas últimas.

Porque esta vez sólo quiero decir al mundo que por fin he encontrado una página web en donde aparecen todos los textos de las fugacísimas pantallas finales de “Big bang theory”. Seguramente sólo me he fijado yo, pero al final de los capítulos de BBT, cuando ya han pasado los títulos de crédito, justo antes del logotipo final de la Warner, aparece un texto siempre diferente ocupando la pantalla entera durante menos de 1 segundo. Obviamente es imposible de leer. Pero en http://bigbangtheory.wikia.com/wiki/Chuck_Lorre_Productions están todos recopilados para el trastornado que quiera pasarse horas recorriendo las reflexiones surrealistas, las narraciones de callejón y los consejos desde el abismo que Chuck Lorre, -el papá de Penny y de Leonard-, lanza a una humanidad que no los va a leer, -por ejemplo, “No es cierto que uno es tan joven como siente que es. Los sentimientos mienten”-. Disculpen, mañana volveré a la normalidad y escribiré para un amplio rango de lectores. Debo controlar este tipo de arrebatos geek que a veces me entran. Me acabo de sorprender releyendo esta última frase y riéndome como Sheldon Cooper. Quizá necesite ayuda.

2 comentarios:

Alberto Secades dijo...

Seguro que la necesitas. Lo complicado será encontrar a alguien que pueda dártela

Anónimo dijo...

Don't eat anything bigger than your head. True in the sixties, true today.

casi muero de risa...
que grande
M.