02 septiembre 2012

YA BASTA


Con todo el respeto: ya basta. De verdad, tenéis que dejar de estar todo el rato hablando del caso de los niños Ruth y José. No pretendo restar importancia a la espantosa historia de los niños de Córdoba y no cabrían ni en esta entrada ni en todo el blog mis condolencias y mi apoyo absoluto hacia la madre y los amigos y familiares que están atravesando un horror que las demás personas no podemos ni intuir lejanamente. Pero ya está. Valió. “Espejo público” y “El programa de Ana Rosa”: tenéis que dejarlo ya por el bien de todos. Esta noticia se ha cubierto mucho más allá de lo que era razonable, de lo que jamás se cubrió ningún otro suceso criminal. No podemos permitir que un día y otro día y otro día encender la tele por la mañana signifique encontrarse con tertulianos de variedades y especialistas en el mal que dan vueltas y más vueltas y más vueltas a lo que no es más que el espanto en estado puro. Y pones Antena 3 y están hablando de eso. Y pones Telecinco y están hablando de eso. Y nadie añade nada porque hace tiempo que ya no hay nada que añadir. Porque ya está todo dicho y repetido mil veces.

No hace falta una nueva entrevista a un psiquiatra más que nos hable del psiquismo de los psicópatas. No hace falta otro testimonio de alguien que conoció a la familia. No es necesario volver a ver la imagen de la hoguera con la cuadrícula con la que la policía la ha estudiado para que se nos vuelva a indicar que aparecieron restos de pelo en la casilla B3 o un botón en la D5. Vale ya de expertos en termodetección, de juristas hablando de las variables que influyen en los años finalmente cumplidos respecto de las sentencias inicialmente dictadas, de doctores en todo opinando sobre la labor de la policía científica. Ya valió. Ya basta. Seguir profundizando en cada minúsculo detalle del crimen comienza a tomar un cariz sórdido absolutamente inadecuado. Despidamos con todo el respeto este tristísimo suceso, dejemos que sus víctimas se apoyen en el cariño de las personas que tienen cerca, y ayudémosles dejando de hablar de este tema.