11 septiembre 2012

UN RAMO DE MENTA

Ana Rosa Quintana y Susanna Griso deberían ofrecer a sus espectadores un ramito de menta cada vez que se ponen a hablar del caso Bretón. Lo hacen los artesanos bereberes a la entrada de las curtidurías de Marrakech ya que el proceso de trabajo de las pieles produce fortísimos olores desagradables. Se introducen las pieles en cal viva, en orina de cabra, en arena, en serrín, en bañeras llenas de heces de paloma. Así se van depilando y abrasando sucesivas capas hasta conseguir en las pieles la textura uniforme y resistente sobre la que el artesano pueda cortar las formas adecuadas para los objetos que se van a coser. Los curtidores bereberes trabajan metidos hasta la cintura en cubetas en donde se mezclan todas estas sustancias, golpean una y otra vez las pieles, las raspan contra los bordes, las estiran, las apilan, las vuelven a sumergir. El olor puede ser tan insoportable que a los turistas que visitan la curtiduría se les regala a la entrada un ramo de menta para que se lo lleven a la nariz y respiren a través de él.

Pues algo parecido deberían hacer los responsables de “Espejo público” o “El programa de AR” cuando cada mañana desde hace ya semanas inician sus programas diciendo “hoy es un día fundamental en el caso Bretón” o “tenemos grandes novedades que contarles sobre los niños Ruth y José”. Y ahí están Griso y Quintana, metidas hasta la cintura en bañeras repletas de heces y orines, golpeando una y otra vez el caso de los niños cordobeses asesinados, raspándolo contra los bordes de sus ridículas mesas de debate, estirándolo más allá de lo que un mínimo respeto aconsejaría. Quizá los artesanos bereberes no tengan otra forma de curtir las pieles ni los guionistas de Antena 3 y Telecinco sepan conseguir audiencia de otra manera. Pero éstos deberían imitar a aquéllos y ofrecer un ramo de menta a sus visitantes para que vean el programa respirando a través de él. Créanme: los olores de las curtidurías de Marrakech no son peores que los que inundan los programas de las televisiones generalistas a primera hora de la mañana.