15 julio 2013

"LUIS, SÉ FUERTE"

Yo propongo a Javier Bardém para el papel de Luis Bárcenas; sé que puede parecer una elección extraña, pero Telecinco tardará por lo menos seis o siete años en rodar la tv movie y para entonces es posible que el protagonista de “Mar adentro” se haya ido acercando al biotipo del extesorero del PP lo suficiente como para que con una buena caracterización pueda parecer su hermano gemelo. No se me ocurre nadie para el resto del reparto: en el papel de Rajoy hará falta alguien con un sentido surrealista de la tragedia, que invada la pantalla cada vez que aparezca dentro de un televisor de plasma y sepa dar a la escena de su dimisión la hondura dramática que requiere; es una lástima que Lina Morgan ya no esté en activo, porque sería una estupenda María Dolores de Cospedal; y para el papel de Esperanza Aguirre no será importante el parecido físico, al fin y al cabo, siempre se la va a ver de espaldas, o entre sombras, o muy a lo lejos.

Se trata de evitar que la miniserie “Luis, sé fuerte” (título provisional) sea el truño infumable que ha sido “Mario Conde. Los días de gloria”, cuya emisión finalizó poco ha en Telecinco. Convendría que, a diferencia de lo ocurrido con esta tv movie, la tensión narrativa del guión sobre Bárcenas superase la de los anuncios de colchones LoMonaco; estaría bien alcanzar un poco más de credibilidad que la del reportaje sobre el origen extraterrestre de Michael Jackson que cualquier día nos largará Canal Historia; sería deseable que los personajes tuvieran más matices que los glóbulos rojos risueños que transportan oxígeno dentro de una mochilina en “Érase una vez la vida”. Resumiendo, no debería volver a ocurrir que una gesta heroica como la realizada por Mario Conde quedase atenuada por los sonoros ronquidos de la audiencia en sus sofases.

Así que hay que contar con Bardém como protagonista. Y con Coppola o Scorsese en la dirección y el guión. Saldrá un poco más caro, pero se podrá compensar por otros lados: seguro que Pedro J acepta aparecer gratis interpretándose a sí mismo.