15 agosto 2013

¿QUIÉN MATÓ A LA M?

En “El sueño eterno”, el detective Philip Marlowe interpretado por Humphrey Bogart escupe a los malos esta demoledora observación: “Tantas armas en la ciudad, y tan pocos cerebros”. A diferencia del duro mundo en el que se mueve Marlowe, en las series de televisión hay muchas armas, pero también muchos cerebros. Las reposiciones de la maravillosa serie “Sherlock” (TNT) y de la no menos interesante “Elementary” (Cuatro) no deben hacernos olvidar a otros cerebros que luchan contra el crimen como los tronistas de “Mujeres y hombres y viceversa” luchan contra la confianza de los espectadores en la naturaleza humana. Desde Salvo Montalbano en “El comisario Montalbano” a Patrick Jane en “El mentalista”. Desde la detective Olivia Benson de “Ley y Orden: Unidad de víctimas especiales” al escritor Richard Castle de “Castle”. Desde la inolvidable Sarah Linden, detective del departamento de homicidios de Seattle, a los eternos Mulder y Scully, agentes especiales del FBI. De Gil Grissom y Horatio Caine a Temperance Brennan y Adrian Monk. Todos forman parte del club de  nuestros cerebros favoritos. ¿Por qué no juntarlos en una noche de verano?

La idea es de Neil Simon, autor del guion de “Un cadáver a los postres”, una divertida película que reúne a los más famosos detectives del mundo en una cena con asesinato incluido. “Un cadáver a los postres” es una parodia de las novelas de misterio protagonizadas por detectives infalibles, así que tenemos a la inglesa Jessica Marbles, al estadounidense Sam Diamond, al chino Sidney Wang, al belga Perrier y al neoyorquino Dick Charleston, que parodian a Miss Marple, Sam Spade, Charlie Chan, Hercule Poirot y Nick Charles. Por si acaso, no les cuento el final de la película. Pues bien, propongo para este verano una cena televisiva a la que asistan Salvo Montalbano, Patrick Jane, Olivia Benson, Richard Castle, Sarah Linden, Fox Mulder, Dana Scully, Gil Grissom, Horatio Caine, Temperance Brennan y Adrian Monk. Una cena con cadáver a los postres. El cadáver de la “M” del canal MTV. ¿Quién mató a la “M” para dejar sitio a cosas como “Alaska y Mario”, “Vergüenza ajena” y “Gandía Shore”? Las primeras palabras que se escucharon en el nacimiento del canal MTV, en el lejano 1981, fueron: “Ladies and gentlemen, rock and roll”. ¿Quién mató al rock and roll?