14 febrero 2015

HABLAR ES COSA DE MUJERES


Las mujeres no son simples cosas, son cosas que de vez en cuando hablan. Al menos en “Hable con ellas”. Lo dijo Rocío Carrasco, una de “ellas”, en la segunda repentina y arbitraria despedida del programa: “Nos vuelven a guardar”. Pues hala, señoras, a un cajón calladitas hasta nueva orden. Se ve que quien manda las saca del cajón de vez en cuando para que hablen un poco y entretengan a la peña, o las guarda para que callen y esperen pacientemente el momento en que resulten útiles y rentables.

¿Y quién manda? ¿Quién decide que ellas, obedientes, hablen, o que ellas, sumisas, callen?  Busquemos nombres. “Hable con ellas” se emite en Telecinco, cadena de Mediaset controlado por el grupo Fininvest, propiedad de Silvio Berlusconi. En su organigrama figuran Alejandro Echevarría como presidente ejecutivo, Paolo Vasile como consejero delegado de contenidos, Massimo Musolino como director general,  Manuel Villanueva como director general de contenidos, Giuseppe Tringali como presidente de Publiespaña, Fedele Confalonieri y Manuel Polanco como vicepresidentes y Marco Seniga como consejero delegado. Ya en el plató, David Valldeperas es quien se encarga de dirigir “Hable con ellas” para La Fábrica de la Tele, productora de Óscar Cornejo y Adrián Madrid.

Si algún día lo tienen a bien, estos señores que dice la Wikipedia pueden decidir abrir nuevamente el cajón y volver a sacar de allí a las señoras de “Hable con ellas” para que parloteen otro poco. O a otras que se le parezcan. Y si sigue viniendo bien a sus intereses promocionales, volverán a anunciar el espacio como un programa feminista y transgresor hecho por mujeres en el que las mujeres son las auténticas  protagonistas. Y, para demostrarlo, las parlanchinas y pizpiretas presentadoras no solo podrán hablar: podrán conquistar altas cotas de poder levantándose las faldas y enseñando el culo como hicieron este miércoles en su despedida. La igualdad es lo que tiene.