24 febrero 2015

EL PROGRAMADOR LOCO DE ANTENA 3


Hoy por la noche usted no va a ver “En tierra hostil” en Antena 3. Que lo sepa. Y no porque no le guste “En tierra hostil”. A lo mejor esta serie de reportajes de periodismo de investigación le parece, como nos parece aquí, una de las apuestas más valientes y sólidas que hizo Antena 3 desde hace muchos años en horario de máxima audiencia, un programa que conseguía –él solito– marcar esa diferencia tan importante que hay entre Antena 3 y Telecinco (que, por otra parte, tanto se esfuerzan en señalar con promos tontorrones y banales). Hoy por la noche no va a ver usted –ni yo–, “En tierra hostil” porque aunque varios millones de espectadores hayamos aprendido en las últimos semanas que vale la pena reservar la noche de los martes para ver en Antena los estupendísimos reportajes de la serie, en Antena hay un programador loco que ha decidido retirarla de la programación para ya, si eso, continuar emitiéndola algún otro día por determinar, ya se verá cómo y en qué condiciones.

Pues muy mal. Una cadena siempre debe intentar respetar el día de emisión de sus programas para no despistar a la clientela, pero más cuando son espacios que se salen de lo habitual. Cambiar una serie por otra, un concurso por otro o un magacín por otro es una faena para los seguidores; pero lo que ya no tiene nombre (al menos, no uno bonito) es quitar un programa de periodismo de investigación para salir por peteneras emitiendo una serie como “Bajo sospecha”, y encima hacerlo a traición sin tener en cuenta que “En tierra hostil” estaba triunfando en audiencia y estaba dando un prestigio a la cadena que ya quisieran otras. Para más inri, su último reportaje emitido, dedicado a Corea del Norte, tuvo una gran repercusión mediática y propició que sus ecos llegaran a otros programas de Antena 3 como “Espejo público” y “El hormiguero”. O sea: un éxito en un cajón.

El programador loco de Antena 3 se ha salido con la suya, pero alguien debería señalarle el terreno que pisa y recordarle que arrieritos somos.