05 julio 2015

HAY GENTE PA' TÓ


Dicen que cuando el torero El Gallo se enteró de que Ortega y Gasset era un filósofo, se limitó a comentar: “Tié q´haber gente pa´tó”. Pues sí, El Gallo tenía razón: hay gente para todo. Por ejemplo, hay gente que compra, e incluso lee, un libro del “científico creacionista” Duane T. Gish titulado: “Evolución: los fósiles dicen no”. Allá ellos. El creacionismo científico solo es un gracioso oxímoron mientras no se meta en las escuelas y en la televisión pública. Pero hay gente que decide que las ruinas de Palmira deben ser destruidas, así que deciden sembrar de minas los hermosos restos de la ciudad de la reina Zenobia y, en su infinita barbarie ignorante, amenazan con volarlo todo. Hay gente pa’tó, es verdad. Hay creacionistas que niegan la evolución y fanáticos que desprecian el valor de las viejas piedras. Los primeros nunca salen en los telediarios, pero pronto tendrán abiertas las puertas de Canal Historia.

“Alienígenas” (Canal Historia) es una serie documental que es a la historia lo que el creacionismo a la ciencia. Hay gente que cree que los extraterrestres son unos antiguos astronautas que nos enseñaron todo lo que hay que saber y que, de paso, dejaron por ahí desperdigadas unas cuantas pirámides y montones de monumentos que solo los que son capaces de alejarse de la “ciencia oficial” pueden comprender. Hay gente para todo. Pero, ¿saben qué? Algunos estamos hartos de tantas estupideces. Estamos hartos de los imbéciles del Estado Islámico, de los obtusos creacionistas y de los que insultan a los viejos egipcios, aztecas, babilonios o sumerios negándoles la capacidad de producir unos monumentos que todavía hoy nos dejan sin palabras. “Alienígenas” hace tanto daño como las minas de Palmira. Los documentales de “Alienígenas” destruyen con sus ridículas teorías todo lo que comunidad científica ha reconstruido con paciencia y estudio a lo largo de muchos años, y los terroristas destruirán con sus minas y martillos lo que queda de la capital del Imperio de Palmira bajo el reinado de Zenobia. ¿Y si la fascinante Zenobia fue una extraterrestre? ¿Y si los terroristas del Estado islámico son extraterrestres? No lo creo. Pero puede que los guionistas de “Alienígenas” sean terroristas de última generación, terroristas que han entendido que la ignorancia puede hacer más daño que las minas. Hay gente pa’ tó.

1 comentario:

Amarok dijo...

Y lo que cuesta luego explicarles a los que ven estos programas que lo que cuentan no es verdad... "Terroristas de última generación": sí, pienso que es una etiqueta que se ajusta bastante bien a los creadores de estos supuestos documentales.

Por otra parte, supongamos por un momento que nos creemos lo que cuenta "Alienígenas": entonces habría que pensar que los extraterrestres son unos incompetentes; ¿es eso lo máximo que podían construir y fabricar? Aunque, eso sí, habría que reconocerles el inmenso mérito de realizar el viaje hasta la Tierra con esa birria de tecnología.